lunes, 1 de agosto de 2016

LOS TORDILLOS DE LOS REMÍREZ DE LAREDO






 Hacendado trujillano montando un potro tordillo, año 17891





Por Carlos Alberto Vega Cárdenas





 Don Gaspar Antonio Remírez y Laredo salió de su patria, España, a los 18 años de edad a servir a su majestad; su padre fue poseedor del Señorío y Mayorazgo del valle de Torres en el reino de León.

En la ciudad de Trujillo del Perú El capitán don Gaspar Antonio Remírez y Laredo, fue Tesorero General de la Santa Cruzada de este Obispado, natural de la ciudad de León en los Reynos de España, casado con Da. Josefa de Torres y Toledo, trujillana, con quién tuvo 9 hijos. Fueron propietarios desde 1703 de la hacienda y trapiche de caña nombrada “San Nicolás del Paso”, conocida posteriormente como “Hacienda de Laredo”. La casa familiar está ubicada actualmente en la calle Independencia, hoy conocida como Casa Ganoza Chopitea.

En 1741 la hacienda fue heredada por su hijo el Comisario General de la Caballería don Agustín Gaspar Remírez y Laredo, caballero trujillano de pura cepa, sembrador de caña dulce y potreros de alfalfa, “tenía un numeroso yeguarizo, cantidad de borricos y pollinos, caballos hechores chilenos, mulas y machos de carga” tan necesarias para el transporte de caña al trapiche, la molienda y para cargar el azúcar desde las haciendas a la ciudad de Los Reyes, “tenía muy buenos caballos y yeguas en su caballeriza”; era un hombre de a caballo.
Su hermano el General don Francisco Buenaventura Remírez y Laredo, caballero de la orden de Santiago y primer conde de San Javier y Casa Laredo fue casado con doña Francisca Javiera Calvo de Encalada, hermana del marqués de Villapalma de Encalada, nacida en Santiago de Chile, dueño y señor: de la hacienda chalaca de “La Legua” en el valle del Rímac, de la hacienda “El galpón” situada a pocas cuadras del pueblo de San Gerónimo de Pativilca y de la “Hacienda de Laredo”, distante legua y media de la ciudad de Trujillo. A su muerte el año de 1783, sus haciendas las heredaron sus hijos, pero es el Dr. Gaspar Antonio Remírez de Laredo y Encalada, Tercer Conde de San Javier y Casa Laredo, Caballero de la orden de Santiago y Teniente Coronel de la Caballería de Dragones, vecino de la ciudad de Lima, quién tomó las riendas del trabajo  de campo, centralizando la crianza caballar en su hacienda “El Galpón” en el valle de Pativilca.

Por esos años La Real Sala del Crimen de Lima solicitó al  tercer Conde de San Javier y Casa Laredo, “Que contenga y modere a sus esclavos de dar auxilio a los negros salteadores y otros y estando ausente en la capital de Lima mal puede sujetar a éstos esclavos voluntariosos viciados por faltarles la presencia del amo, cuya altivez no es posible que la puedan contener los administradores y arrendatarios, de que es fiel calificación el arrojo que tuvieron con don Fernando Marchena cuando se alzaron que pretendieron quitarle la vida sin otro motivo que tratar de contener su libertinaje”. En agosto de 1793, el conde dispuso que su apoderado en la ciudad de Trujillo le remita “todos los negros y ganados de su hacienda “San Nicolás del Paso” (a) Laredo, a su hacienda “El Galpón”. El traslado se realizó el 03 de octubre de 1793, con consentimiento de la Intendencia2.

Es así como comenzó su crianza, del cruce del yeguarizo trujillano con la línea de caballos lugareños que el conde de San Javier y Casa Laredo tenía en su hacienda “El Galpón”, todos caballos peruanos costeños descendientes de la raza andaluza. Los caballos trujillanos que llegaron a Pativilca fueron del tipo y contemporáneos a los de las acuarelas del obispo Martínez Compañón, caballos sin rival por su esbeltez para la silla, de buenos pisos, de fino pelaje, predominando el color tordillo.

El tercer conde de San Javier y Casa Laredo murió el año de 1831 en el pueblo chalaco de Bellavista. El 24 de octubre de 1836 se hizo un inventario de la hacienda Laredo, propiedad de su hijo don José Manuel Remírez de Laredo y Dueñas, casado con María Lagunas, en el que se lee “los corrales de ganado, de paredes altas de adobes con troneras para la ventilación, de bastante capacidad, dos para guardar ganado ovejuno, uno para guardar los borricos, uno para bestias mulares, uno para bestias caballares y dos para guardar bueyes moledores, gañanes y toros chúcaros”, todos estaban vacios, sin esclavos y la hacienda arrendada. El conde había llevado todos sus negros y ganado a su hacienda “El Galpón”.




 Dama trujillana en una yegua tordilla, año 17893



En el año 1846 la hacendada del “El Galpón” era de su hija doña Rosa Remírez de Laredo y Lagunas casada con don Cipriano Zuloaga.

El 04 de setiembre de 1870 ocurrió un sangriento episodio conocido como “la rebelión de los rostros pintados”4. Se sublevaron 1500 chinos de las haciendas de los valles de Pativilca y Fortaleza; saquearon, incendiaron, matando a los administradores y capataces de campo, se apoderaron de caballos, armas y municiones, liberando a 800 chinos rompiendo las cadenas de los galpones de las propiedades de don Enrique Canaval, siguieron hacia Pativilca en busca de doña Rosa Remírez de Laredo para matarla y no la encontraron, los que sí estuvieron fueron sus hijos don José Manuel y don Alejandro Zuloaga Remírez de Laredo, don Juan Arrieta casado con doña Aquilina Zuloaga Remírez de Laredo y don Celso Zuloaga Remírez de Laredo casado con doña Enriqueta Canaval, quienes decidieron hacerles frente con fuego de fusilería, haciéndolos retroceder, los rebeldes se reagruparon y dirigieron a la hacienda “El Galpón” saqueándola e incendiándola, liberaron a 500 chinos y robaron los mejores caballos para sus líderes. La trifulca duró 14 horas con el doloroso saldo de 200 chinos y 23 pativilcanos muertos; a las seis de la mañana del día siguiente se produjo el enfrentamiento, eran 1500 los sediciosos. Los hacendados con su gente, los pobladores pertrechados de armas, contaron con la llegada del Prefecto de Lima con el batallón “Legión”. La refriega duro quince minutos. La caída de sus líderes causó desconcierto y la huida de los chinos que fueron perseguidos por los montes, los que se encontraban bien montados emprendieron su fuga por el valle de Huarmey. Capturados los principales caudillos fueron encarcelados, los demás restituidos a sus fundos y los caballos robados devueltos a sus dueños.




Dije, antiguo caballo peruano de la hacienda “El Galpón”



Los hermanos José Manuel, Alejandro y Celso Zuloaga Remírez de Laredo, Cipriano Arrieta Zuloaga y los Canaval, fueron grandes aficionados limeños a la crianza del caballo de paso nacional. La afición les vino por herencia por más de tres siglos, todos hacendados de los valles de Pativilca y Fortaleza. Tuvieron una caballada de tordillos de primera clase, finos de piel y de pisos. La sangre de éstos animales está en la mayor parte de las haciendas y criaderos de la provincia de Chancay. 

La guerra con Chile fue un duro Golpe para la crianza del caballo nacional en evidente decadencia desde 1870; los constantes saqueos, confiscaciones, requisas y la imposición de cupos de caballos a las haciendas que gozaban de renombre, fue causa para que los yeguarizos y criaderos quedaron dispersos o destruidos. Después de la ocupación chilena quedaron poquísimos buenos caballos.

En medio de ésta crisis el señor Pedro Vascones crió y formó una inmejorable línea en su hacienda “Miramar”, vecina a la hacienda “Galpón”, cuna de ésta línea, que fue base de la mayor parte de criaderos del departamento de Lima, conocida como “Línea de Galpón” .

Como dice don José Antonio Dapelo “línea de Galpón que aunque parezca mentira hasta hoy perdura, gracias a ciertos verdaderos aficionados que han sabido guardar y que otros no han podido acabar con ella”, “tuve la suerte de conocer a un potro tordillo mosqueado de nombre Alacrán, el cual ya tenía por lo menos 25 años allá por el año 1938; hijos de ese potro fueron Dije y Ñorbo, potros que adquiere mi padre del señor Pedro Vascones, de Galpón”..

La antigua línea de Galpón fue famosa por sus grandes pisos, suavidad y hermosa capa casi siempre tordilla. Línea que siempre se tendrá que recordar y reconocerles a don Pedro Vascones y su familia como preservadores de la pureza racial del caballo peruano costeño.




Notas.
1 Ilustración de la obra del obispo de Trujillo Martínez Compañón, 1789.
2 Legajo 378 – Intendencia, compulsas – 31 de agosto 1793 -Expediente 1996. ADDLL
3  Ilustración de la obra del obispo de Trujillo Martínez Compañón, 1789.
4 Chinos Culies: Bibliografía y Fuentes, Documentos y ensayos. Humberto Rodriguez P. 1984.   


jueves, 12 de febrero de 2015

Dos marquesas trujillanas


Doña Josepha y doña Juana Rosa de Herrera Alas Pumariño y zarzosa, marquesas de Herrera y Valle Hermoso y poseedoras, cada una en su tiempo, del Mayorazgo de Chiclín"
 



Por
Miguel Adolfo Vega Cárdenas.

Resulta justo y muy merecido rendir especial homenaje a estas señoras marquesas y a su hermana doña Gabriela, que adelantándose a su época, movidas por su buen corazón y profunda convicción cristiana, anidaron en sus nobles espíritus ideales de igualdad y libertad hacia sus esclavos negros de casa.

 El testamento reciproco otorgado por las nobles señoras trujillanas, el 27 de Octubre de 1789, es un ejemplo de gran calidad humana, poco acostumbrada en esa época.
 
 Da. Josepha en una de las magnánimas cláusulas del testamento atestiguaba:
 “Declaro yo la referida doña Josefa que tuve por mis esclavas a Nicolaza zamba, Maria de la Asunción y una hija de esta nombrada Maria del Rosario, a aquellas les hice la gracia de libertarlas, según costa de sus respectivas cartas de manumisión , y aunque en la que otorgue a favor de la dicha Maria de la Asunción, digo que dio de contado 200 pesos en dinero, es nulo y de ningún efecto, pues no hubo contado alguno como se supone, y la causa de haber expuesto y confesado lo dicho, no fue con otra mira ni antecedente, que por consejo del presbítero don Pedro de las Alas, y que para que así pueda parecer en todos tiempos lo expongo haciendo como lo hago a la dicha Maria de la Asunción gracia y donación pura de ellos, como si efectivamente los hubiera exhibido, y esta libertad la consiguió la interesada desde que salio de la pila bautismal, lo que caso necesario vuelvo a ratificar para su mejor validación”.
 Da. Juana Rosa en otra cláusula del referido testamento reciproco enunció:

 
“Yo la dicha doña Juana Rosa también declaro que tengo hecha libertad in scriptis a favor de mis esclavas nombradas Maria Isabel negra y Josefa zamba, a quienes como a buenas criadas agradecidas y subordinadas a mis ordenes, desde luego ratifico y confirmo aquellos instrumentos requeridos prevalezcan en su misma fuerza, validación y antelación y a sus consecuencias mantengo a las susodichas en la gracia de libertad que les es aplicada para que gocen de ella ampliamente como hasta aquí, sin dependencia de persona alguna. Todas estas seis esclavas, inclusive el zambito Valentín y los hijos más que después de ser libres ha parido Maria de la Asunción, todos son descendientes de una negra de casta conga, nuestra esclava, que fue nombrada Maria Josefa, la cual se la dio nuestro abuelo materno don Manuel Gracia de Zarzosa, regidor perpetuo que fue de este ilustre Cabildo, a nuestra legitima madre doña Catalina de Zarzosa y Herrera, lo que declaramos para que en todo tiempo conste, y a que ninguna de las dichas libertinas se les inquiete, moleste o perturbe en la posesión pacifica y quieta que legítimamente deben de haber y gozar como personas libres. Y así mismo declaramos para lo que pueda convenir en lo futuro que Maria, Catalina, Narcisa, José, modesto, Tomas y Mariano fueron esclavas y esclavos de nuestra hermana legitima y entera Da. Gabriela de las Alas, sujetas aquellas y estos a servidumbre y cautiverio, quien por el amor que les profesó, vino de su espontánea libertad a dejarle libres como les dejo libres de toda sujeción y esclavitud graciosamente, a excepción de Modesto, Tomas, y Mariano, que estos obtuvieron y gozan de su libertad mediante el contado sobre tabla que exhibieron a la dicha nuestra hermana doña Gabriela” .


Doña Josepha, marquesa de Herrera y Valle Hermoso, tras permanecer 14 años como poseedora del Mayorazgo, murió en 1790 soltera y sin descendencia, sucediéndole su hermana, también soltera, doña Juana Rosa, nueva marquesa de Herrera y Valle Hermoso, que tampoco dejo sucesión.

 
El 12 de noviembre de 1797 la señora marquesa de Herrera y Valle Hermoso doña Juana Rosa de Herrera, Alas, Pumariño y Zarzosa, así es citada documentalmente, a sus 90 años de edad, otorgo escritura de renuncia cesión y traspaso del Título del Marquesado de Herrera y Valle Hermoso a favor de su sobrino carnal don Nicolás Casimiro de Bracamonte y Fontao, primogénito del conde de Valdemar de Bracamonte don Pedro de Bracamonte Dávila y Zarzosa, declarando la señora marquesa:

 “y deseo manifestarle el mucho amor que le profeso como a mi infinita deuda para lo cual mis buenas intensiones he propuesto a mi prima hermana doña Ursula Sánchez de Villamayor y Zarzosa y al dicho don Pedro de Bracamonte, hacer con venia de ambos renuncia sesión y traspaso del mencionado Marquesado de Herrera y Valle Hermoso; por tanto y mediante a que ni yo ni mi prima hermana doña Ursula, por hallarnos hasta la fecha a Dios gracias celibatas después de contar crecidísima edad, no tenemos sucesión alguna ni legítima ni natural que con derecho pueda disputarnos esta renuncia, a que el dicho nuestro sobrino don Nicolás es el inmediato sucesor de mi primo don Pedro, en quien por nuestro favor recae (el uso) de este título y mayorazgo…” .

Don Nicolás Casimiro, a la edad de 30 años, recibió de manos de su tía la anciana marquesa renunciante, y ante escribano público, la Real Cédula original del título del Marquesado de Herrera y Valle Hermoso, dada en Buen Retiro a 20 días de enero de 1750 con el viscondado previo de Chiclín, concedida a don Juan Joseph de Herrera y Zarzosa, vecino de Trujillo del Perú, título libre del real derecho de Lanzas y Media Anata.
 
Según el referido testamento la Real Cédula original, a manera de un libro, estaba forrada de terciopelo carmesí con las Reales Armas por delante y sello de su Majestad y el escudo de armas del marquesado. El título de Castilla recayó desde entonces en don Nicolás Casimiro de Bracamonte y Fontao y su esposa doña Maria de la Encarnación Cacho y Lavalle, flamantes marqueses de Herrera y Valle Hermoso, que años más tarde tuvieron un rol protagónico en los históricos momentos en que Trujillo participo decisivamente en la emancipación de nuestra patria peruana.

Las señoras Josepha, Juana Rosa y Gabriela, vivieron en la magnífica casa que  existió en nuestra ciudad de Trujillo, ubicada en la calle Diego de Almagro, a un costado de la Municipalidad, y se la conoció como a la casa de la Sociedad del Carmen de Auxilios Mutuos, que fue violentamente demolida el año 1989. La casa anocheció, pero no amaneció.


 

 

 

sábado, 7 de febrero de 2015

La bibioteca de un trujillano en 1791



Por
Miguel Adolfo Vega Cárdenas


     Son frecuentes las menciones documentales sobre bibliotecas particulares o más bien familiares que, al igual que en otros lugares, existieron en Trujillo del Perú.

Los documentos de archivo que dan fe de ello son  concernientes a obligados inventarios realizados de los bienes que se protocolizaron a la muerte de los que en vida los poseyeron. Naturalmente no todos los vecinos gozaron de ilustración suficiente que les permitiera la necesidad de tener numerosos libros en casa.   
 
Lamentablemente los libros fueron inventariados de manera no precisa y detallada, posiblemente al considerarse su poco valor económico debido a su estado y antigüedad  y sobre todo a la minina importancia manifestada por elos escribanos y su pendolista de turno. Por otra parte el uso de inconvenientes abreviaturas, el haberse apuntado solo títulos de las obras y en la gran mayoría el haber sido anotadas a través de un supuesto dictado hecho de cualquier forma, hacen difícil la lectura, transcripción del documento y reconocimiento de las obras.

La biblioteca que nos ocupa perteneció a coronel don Joseph Antonio de la Vega y Bocardo, hacendado del valle de Chicama y personaje muy notorio de Trujillo . Se identificó con su nombre a la cuadra donde tuvo su casa de morada, nombrándola como a "Calle de Vega y Bocardo". En la biblioteca de éste personaje se inventario un libro prohibido para la época,"Don Amaro de Espinosa Loco de Sevilla".

Las ordenanzas Reales sobre prohibición de libros y publicaciones impresas, promulgadas el 10 de agosto de 1785 así como la incineración pública de libros en la época del Virrey Teodoro de la Croix, demuestra que los libros prohibidos existieron con gran profusión en el virreinato peruano.
 
De todas los libros inventariados solo han podido ser identificadas los siguientes:
 
Las "Ordenanzas del Perú" de Tomás de Ballesteros, publicada en Lima 1685- 1752.
 
"Historia de España" de Pedro de Peralta, publicada en 1730.

"Recopilación de las Leyes de Indias" publicadas en Madrid en 1681. 
 
"Espectáculo de la Naturaleza" de Noel Antoine Pluche publicada en Madrid en 1753.
 
"Floresta Española" recogidas por don Melchor de Santa Cruz y continuadas por Francisco Ascencio, publicadas en Madrid en 1790.
 
"Para que tiene el hombre razón" de fray Juan Riquelme, lector de teología predicador jubilado, calificador de santo Oficio, y guardian del insige Colegio de san Buenaventura de la ciudad de Sevilla de la seráfica familia de la observancia para júbilo del católico desengaño del infiel. Obtuvo la licencia y aprobó la censura en el Palacio Arzobispal de Sevilla el 24 de abril de 1687.
 
"Teatro Crítico universal" por fray Benito Jerónimo Feijoo, publicada desde 1726 - 1740.
 
"Retrato de los Jesuitas", 16 tomos publicados en 1768.
 
"Historia de la Conquista de Mexico", escrita por don Antonio de Solís y Rivadeneyra en 1684. 
 
"Los Reyes nuevos de Toledo" de Cristóbal Lozano publicada en 1667. 

"Don Amaro de Espinosa Loco de Sevilla" Escrita a fines del siglo XVIII, publicada en Paris. ´Ésta obra figura dentro de la lista negra de libros prohibidos por la Corona española.

"La vida del extático y fervoroso padre Juan de Alloza", publicada en Lima 1599 - 1666.

"Año Virgíneo", por el doctor don Esteban Dolz del Castellar en 1707 y publicada en Madrid en 1716.

"Consuelo de Pobres y Remedio de Ricos" por el arcediano don Matías Aguirre del Pozzo y Felices. 1664. 

"Aventuras de Telémaco" de Francois de Salignat de la Mothe, publicada hacia 1699.

"Antorcha Aritmética practica" de Juan Antonio Taboada y Ulloa, impreso en Madrid en 1782.

 "Practica de los ejercicios espirituales" de San Ignacio de Loyola. publicada en Gerona en 1844.

"Tratado de los polvos de alix" por del Dr. Gintrac. Madrid 1857.

"Doctrina cristiana moral y dogmatica" por fray José de la Virgen y Herrera. Cádiz 1734.

"Inquirideon del epíteto gentil" por Francisco Foppens. 1699.

En ésta biblioteca no se encuentran obras en latín . No necesariamente un fondo bibliográfico trasmite las inquietudes y preferencias de su propietario.  No obstante su aficiónpor obras históricas, de minería y Armas son notorias.  El coronel de la Vega y Bocardo debió de abastecerse  de libreros locales o encargándolas a Madrid, como todos la hacían.

.


Inventario de los bienes de don Joseph Antonio de la Vega y Bocardo
(Trujillo, 11 de enero de 1791)
 
 
Libros

Ytem, cuatro tomos de a folio en pasta de LAS LEYES RECOPILADAS DE INDIAS, bien tratadas.

Ytem, uno forrado en pergamino de LAS ORDENANZAS DEL PERÚ, bien tratadas pero incompleto.

Ytem, otro de a folio forrado en pergamino de LA VIDA DE SAN FRANCISCO DE BORJA, muy usado.

Ytem, otro de a folio rebajada DISCURSOS VARIOS SOBRE EL COMERCIO, bien usado en pergamino.

Ytem, otro de a folio, en pergamino, original EL ORDEN SE SANTIAGO, muy maltratado y viejo.

Ytem, otro de a folio en pergamino SINODALES DEL ARSOBISPO DE LIMA, muy viejo.

Ytem, seis tomos en cuarto, en pergamino OBRAS DE QUEVEDO, bien tratados.

Ytem, cuatro tomos en cuarto, en pergamino, INSTITUCIONES POLÍTICAS por Bielfet, bien tratados.

Ytem, un tomo en cuarto forrado en pasta PARA QUE TIENE LE HOMBRE RAZÓN, por Riquelme, bien tratado.

Ytem, diez y seis tomos forrados en pasta EL ESPECTÁCULO DE LA NATURALEZA, bien tratado.

Ytem, uno dicho en cuarto forrado en pasta RETRATO DE LOS JESUITAS, bien tratado.

Ytem, uno sicho en cuarto forrado en pasta INSTRUCCIONES DE SAN LUCAR REY DE FRANCIA, por Moles, bien tratado.

Ytem, tres tomitos en octavo, forrados en pasta, EL HOMBRE FELIZ, bien tratados.

Ytem, tres dichos en octavo, forrados en pasta LA MUJER FELIZ, bien tratados.
 
Yem, un tomo en octavo forrado en pasta HISTORIA DE ESPAÑA, por Marisma, bien tratado.

Ytem, uno dicho en octavo forrado en pasta, FIGURAS DEL MANEJO DE ARMAS, bien tratado.

Ytem, otro dicho en octavo forrado en pasta HISTORIA DE MEJICO, por Solis, bien tratado.

Ytem, otro dicho en octavo forrado en pasta CARTAS DE SOLIS, bastante usado.

Ytem, otro dicho en octavo forrado en pergamino LOS REYES NUEVOS DE TOLEDO, de algún uso.

Ytem, otro dicho en cuarto forrado en pergamino VIDA DE SAN FRANCISCO XAVIER, muy maltratado.

Ytem, otro dicho en pergamino y en cuarto NOVELA DE CERVANTES, muy usado.

Ytem, otro dicho en cuarto y en pergamino CIRUJÍA ALVIEYTERRIA, bastante usado.

Ytem, dos tomos en cuarto y en pergamino OBRAS DE GRACIAS, bastante usado.

Ytem, otro dicho en cuarto forrado en pergamino ORDENANZAS DE MINERÍA EN LA NUEVA ESPAÑA, con el suplemento manuscrito, de poco uso.

Ytem, otro dicho en cuarto forrado en pergamino MENOSPRECIO DE LA CORTE, bien tratado.

Ytem, otro dicho en cuarto forrado en pergamino OFICIO DEL PROVEEDOR GENERAL DE LAS ARMAS DEL MAR DEL SUR, bastante usado.

Ytem, otro dicho en cuarto forrado en pergamino DELEITE DE LA DISCRECIÓN, bien usado.

Ytem, un tomo en cuarto en pergamino  VIDA DEL PADRE JUAN ALLOSA, muy maltratado y viejo.

Ytem, un tomo en cuarto forrado en pergamino VIDA DE SAN FRANCISCO XAVIER, bastante usado.

Ytem, otro dicho en cuarto, en pergamino ILUSTRACIONES AL TEATRO CRÍTICO, de Feijoo, maltratado.

Ytem, otro dicho en cuarto, forrado en pergamino MANFEUTO DE FIREIA, usado.

Yten otro en cuarto, en pergamino COMEDIAS DE CEVANTES, usado.

Ytem, otro dicho en cuarto , forrado en pergamino INSTRUCCIONES DE LITIGANTES, por Paso, usado.

Ytem, otro dicho en cuarto, en pergamino EL SEÑOR FERNANDO SEXTO, usado.

Ytem, otro dicho en cuarto, forrado en pergamino LA CORTE SANTA, bastante usado.

Ytem, otro dicho en cuarto, forrado en pergamino OBRA DE LUIS I, usado.

Ytem, otro dicho, forrado en pergamino APLAUSOS A LA CANONIZACIÓN DEL SEÑOR FRANCISCO SOLANO, usado.

Ytem, otro dicho, forrado en pergamino TOMO PRIMERO DE LAS OBRAS DE GRACIA, muy usado.

Ytem, dos tomos en cuarto, forrados en pergamino GOBIERNO GENERAL DE LAS TIERRAS Y ANIMALES SILVESTRES, usado.

Ytem, tres dichos en cuarto, forrados en pergamino AÑO VIRGINEO, maltratado.

Ytem, otro dicho en cuarto, forrado en pergamino CONSUELO DE POBRES, maltratado.

Ytem, otro dicho en cuarto, forrado en pergamino EXEQUIAS DEL ILUSTRÍSIMO SEÑOR CASTAÑEDA, apolillado.

Ytem, otro dicho forrado en pergamino, en cuarto MEMORIA GENIAL, por el padre Rodríguez, maltratado.

Ytem, un cuaderno manuscrito con forro de papel pintado SERMONES DE ESPINOSA LOCO DE SEVILLA.

Ytem, dos dichos de imprenta ESTATUTOS Y EXTRACTOS DE LA SOCIEDAD VASCONGADA.

Ytem, LA OBRA DE COLÓN, en cuarto en dos tomos, usados, sin forro.

Ytem, otro dicho también sin forro ORDENANZAS PARA LAS MINAS, de Almaden, usado.


Ytem, otro dicho sin forro ENQUIRIDION DEL EPÍTETO GENTIL, muy usado.

Ytem, un cuadernillo en octavo MORILLO DE TESTAMENTOS.

Ytem, cuatro tomos en octavo, forrados en pergamino ORDENANZA MILITARES, usados.

Ytem, otro tomo en octavo, rebajado, en pergamino MANEJO DEL FUSIL, bastante usado.

Ytem, otro dicho en octavo forrado en pergamino  EL GALLO ESPAÑOL, maltratado.

Ytem, dos dichos en octavo RESTABLECIMIENTO DEL COMANDO ESPAÑOL, maltratado.

Ytem, otro dicho en octavo, forrado en pergamino DOCTRINA CRSTIANA MORAL, maltratado.

Ytem, otro dicho en octavo, forrado en pergamino TRATADO DE LOS POLVOS DE ALIX, usado.

Yten, otro dicho en la misma conformidad EJERCICIOS DE SAN IGNACIO, usado.

Ytem, otro dicho en octavo TABOADA DE ARITMETICA, bien usado.

Ytem, dos dichos en octavo, forrados en pergamino EL HOMBRE FELIZ, usados.

Ytem, tres dichos en cuarto, rebajados, FLORESTA ESPAÑOLA, usados.

Ytem, otro dicho en octavo CATON CRISTIANO, nuevo.

Ytem, un tomo en octavo forrado en pergamino EXTORCIONES CRISTIANAS, bien usado.

Ytem, otro dicho EJERCICIOS DE SAN IGNACIO, usado.

Ytem, otro dicho en octavo, forrado en pergamino TRIGONOMETRÍA, usado.

Ytem, otro dicho en octavo, muy usado AVENTURAS DE TELEMACO.

Ytem, un cuadernillo forrado en papel REGLAMENTO DEL MONTEPIO.

Ytem, otro dicho forrado en papel pintado FABULAS DE SAMANIEGO.



Ante mi
Francisco Xavier de León
Escribano público





 

miércoles, 28 de enero de 2015

Terremotos en Trujillo en los siglos XVI y XVII





 
 
 
En la obra del Corregidor Dr. Miguel Feijoo publicada en Madrid en 1763, se dedica un capítulo a reseñar los terremotos que acaecieron en Trujillo durante los siglos XVI y XVII.
 
La obra del Dr. Feijoo fue dedicada "AL CATHOLICO y Poderoso Señor DON CARLOS III REY DE LAS ESPAÑAS y Emperador de las Indias, NUESTRO SEÑOR".





 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

jueves, 8 de enero de 2015

Carlos Marcelo Corni benefactor del Colegio de la Compañía de Jesús




 
Claustro del Colegio de la Compañía de Jesús
 
 
 
Por
Miguel Adolfo Vega Cárdenas


Existe en Trujillo, en uno de los solares de nuestra plaza mayor, la Iglesia y Claustro del antiguo Colegio de la Compañía de Jesús.

No fue fácil para los religiosos de la Compañía de Jesús establecer su santo ministerio en nuestra ciudad. El celo de las Órdenes religiosas establecidas tempranamente, sobre todo los de los "curas de la catedral", postergaron por mucho tiempo su llegada. Esto sucedía en la segunda década del siglo XVII. El único motivo real sustentado por los curas de la catedral fue el de los diezmos y su repartición.
 
La llegada del Obispo de Trujillo Carlos Marcelo Corni  en 1621, trajo esperanzas a éstos religiosos que encontraron en el nuevo obispo a un benefactor decidido a gestionar ante el Rey de España, su venida a Trujillo. El Obispo consiguió la autorización Real.
 
La gestión realizada por Carlos Marcelo Corni ante el Rey y su pronta aprobación dicen mucho de la consideración y reconocimiento de la Corona hacia el esforzado religioso nacido en "Truxillo del Perú".
 
A los nuevos religiosos, Corni les consiguió sitio preferencial en plena plaza mayor de la ciudad, magnifica ubicación que las otras Órdenes religiosas no gozaron. Para ello el Obispo adquirió la casa y solar de Antonio de Urraco "El viejo" quién paso a edificar su nueva vivienda en el lugar que hoy ocupa el edificio de la Municipalidad. 
 
Establecida la nueva orden jesuita en Trujillo, el Obispo les dono su hacienda de Gazñape del valle de Chicama para  que "edifique la iglesia del dicho Colegio y después ayude a la congrua sustentación de los religiosos", según menciona el documento.
 
Con la donación de la estancia serrana de Yagón hecha por don Juan de Avendaño, los jesuitas establecidos en Trujillo gozaron de rentas suficientes.
 
Los religiosos emprendieron la edificación de su Iglesia contando con la participación del  arquitecto portugués Alonso de las Nieves avecindado en Trujillo y único responsable de la obra.
 
 
 
 
 
 
 
Muchas y muy valiosas fueron las gestiones de éste Obispo trujillano a favor de su diócesis y entre ellas la fundación del Colegio Seminario de San Carlos y San Marcelo.
 
Se transcribe el encabezamiento y dos de sus cláusulas más importantes del documento de donación de la hacienda Gazñape realizado por el Obispo Carlos Marcelo Corni a los religiosos Iganacianos. Documento original existente en el Archivo Regional de La Libertad correspondiente al legajo 56, folio 419.

 

Donación del ingenio de Gazñape, el Sr obispo de la ciudad al Colegio de la Compañía de Jesús
(28 de setiembre de 1629)
 

(Él)Sr. Carlos Marcelo Corni obispo de la ciudad de Trujillo del Consejo de su Majestad trajo y ayudo a la fundación de esta santa religión y por las tales causas haré al dicho Colegio de la Compañía de Jesús gracia y donación, buena, pura, perfecta, irrevocable que el derecho llama intervivos, el ingenio y tierras de Gazñape que está en el valle de Chicama con 37 piezas de esclavos, según lo hubo y compró su señoría del tesorero Martínez de Escobar, que costó a su señoría 42,000 pesos de a ocho reales y por tal se la da al dicho Colegio y padre Gabriel Cerrato rector de ella, con las condiciones y declaraciones siguientes:

2da. Y con la condición que el valor de los dichos frutos que la dicha hacienda rentare y valieren, según el estado que hoy tiene y como fuere creciendo se ha de sacar la mitad de lo que quede líquido después de los dichos gastos y expensas para las obras y efectos que en esta escritura irán declarado y la otra mitad hade ser para el dicho Colegio de la Compañía de Jesús, para que la dicha mitad mientras fuere necesario se haga y edifique la iglesia del dicho Colegio y después ayude a la congrua sustentación de los religiosos.

8va. Y con condición y calidad que por haber sido bienhechor de la dicha Compañía, su señoría en haberle traído a ésta ciudad y obispado y dádole sitio competente y fundo para edificar la iglesia y [ilegible] del dicho Colegio en la mejor de esta ciudad , y por haber sido eficaz medianero con el General Juan de Avendaño para la donación que hizo al dicho Colegio de la estancia de Yagón para sustento como es notorio y el dicho general Juan de Avendaño lo decía de ordinario por respeto y persuasión de su señoría le había al dicho y por haberse escrito oportunamente a su Majestad informándole lo útil de su fundación es esta ciudad y obispado y allanando las dificultades que se ofrecieron desistiendo por su parte y asiendo desistir a los prebendados de la catedral de esta ciudad de la contradicción que habían hecho por razón de los diezmos  para que su Majestad les negare la licencia para fundar, como de denegó por mucho tiempo hasta que se hallanó mediante la diligencia de su señoría =  Se han de obligar los dichos padres de hacerle participante de las misas, sufragios y demás cosas de que suelen gozar los demás insignes bienhechores de dicha compañía = Y porque en recompensa y agradecimiento de los dichos beneficios y de los demás que esperan recibir, los dichos padre han ofrecido a su señoría ilustrísima, entierro en la iglesia del colegio, es condición que si su señoría fuere servido de enterrarse en ella, se le hade dar entierro y sepultura a el lado del evangelio junto al altar mayor, haciendo su arco especial para esto con escudo de las armas de su señoría, arriba, según la autoridad que a tal príncipe se debe, dejando a la disposición y voluntad de su señoría lo adorne como fuera servido según su libre voluntad y en ningún día ni fiesta principal si no fuere forzoso al tiempo de semana santa, para el monumento, solamente se cubrirá el dicho sepulcro, sino se tendrá siempre patente con el respeto debido.

....................Fecho es esta ciudad de Trujillo del Perú en veinte y ocho días del mes de setiembre de un mil y seiscientos veinte y nueve días ...................


Obispo de Trujillo
 
Gabriel Cerrato

 


Hoy el claustro y la Iglesia es todo lo que queda del antiguo Colegio de la Compañía de Jesús y está en manos y bajo la responsabilidad de la Universidad Nacional de Trujillo.
 
 
 
 
 

martes, 6 de enero de 2015

El solar sobre el que se edificó en Trujillo la Iglesia de Belén a principios del siglo XVIII




 
 


Por
Miguel Adolfo Vega Cárdena
 
    La Orden Betlemita llego a nuestra ciudad en 1680. Se les brindó buena acogida y se les pidió se encargasen de la dirección del antiguo hospital de San Sebastián de Trujillo, que estuvo hasta entonces en manos de los piadosos religiosos Juandedianos, 
 
Los nuevos religiosos establecidos en Trujillo encontraron gran residencia por parte del cura de la capilla de indios de la parroquia de San Sebastián, quién no les permitió hacer uso de ella.
 
La antigua capilla de la parroquia y plazuela de San Sebastián estuvo ubicada en la esquina formada por las actuales calle de Diego de Almagro y Bolívar, parroquia perteneciente a los indios de San Sebastián.
 
A causa del litigio y contando con la ayuda del benefactor licenciado don Antonio de Escobar y Saavedra, los betlemitas compraron sitio en la misma cuadra, en la esquina opuesta a la entonces capilla de San Sebastián, lugar donde actualmente se levanta la iglesia de Belén.
 
En el solar de esquina que los religiosos Betlemitas adquirieron, estuvo edificada la casa de morada del capitán Matheo Ortíz de Bracamonte, propietario de la hacienda Nuestra Señora del Rosario de Tulape ubicada en el valle de Chicama.  
 
Don Matheo Ortíz de Bracamonte comprendiendo la necesidad de los nuevos religiosos de edificar Iglesia para su nuevo Convento y Hospital de Belén y de lo inconveniente que le resultaba tener casa lindante con un hospital, acepto en 1707 la venta de su casa de la calle del hospital de San Sebastián. El padre Gregorio de San Rafael pago 4,000 pesos de a ocho reales por la casa y solar. A los nuevos religiosos les interesó el solar y no la casa que tuvieron que demoler para edificar su iglesia.
 
Ortíz de Bracamonte después de la venta compro un solar de esquina y edifico su casa familiar de morada, la que hoy, muy transformada, se la conoce como Casa de la vega y Bocardo.

Para ilustración de los interesados se transcribe parte del un documento de venta de casa existente en el Archivo Regional de La Libertad, otorgado por Matheo Ortíz de Bracamonte a favor de los religiosos Beletmitas.


        En la ciudad de Trujillo del Perú en siete días del mes de diciembre de mil y setecientos y siete el capitán don Matheo Ortíz de Bracamonte dijo que por cuanto una casa principal que tenía en la traza de esta ciudad en la calle que comúnmente llaman del hospital de San Sabastián que hoy es convento de nuestra señora de Belén, que linda con dicho convento y hospital y en la misma esquina con que se finaliza la cuadra, para el sagrado fin de que ese convento hiciere iglesia principal, al reverendo padre Gregorio de San Rafaél le vendió la dicha casa en cuatro mil pesos, y porque sobre dicha casa y sobre dicha mi hacienda Tulape tiene impuesto un censo de seicientos pesos de a ocho reales a favor de la nueva memoria que dejó instituida Juan de Jarsate(sic) en veintidós de julio del año de mil y seiscientos y ochenta ante Juan Álvarez, y porque la dicha venta al dicho otorgante la hizo libre de este censo y con cargo que sea impuesto en dicha su hacienda o cualquier casa o finca, el otorgante y a favor de la dicha memoria los imponía y cargaba sobre Una casa sitio y solar que después de la dicha venta he habido y comparado a doña Manuela Bernaldo de Quiroz, herederos de María Juárez india que está en la traza de esta ciudad y en la calle que comúnmente llaman del postigo de la muralla como de sale para la sierra, en cuya casa sitio y solar en lo que en ello se labrare y edificare ………………………………. 





ante mi
Miguel Cortijo Quero
Escribano Público