viernes, 1 de agosto de 2008

La Hacienda de Chiquitoy










Por
Carlos Alberto Vega Cárdenas



La hacienda Chiquitoy se encuentra ubicada en la margen izquierda del fértil valle de Chicama, aguas abajo, a una legua de distancia del pueblo de Santiago de Cao.



El presente artículo es una síntesis bastante apretada del estudio realizado por el autor a esta antigua hacienda de caña. Hacienda trujillana que se ha mantenido siempre en manos de peruanos y que conserva hasta el presente su magnifica casa hacienda, la que en 1868 impresionó tanto al sabio italiano Antonio Raimondi, quien en su obra “El Perú” menciona, “La hacienda de Chiquitoy es notable por su hermosa casa lujosamente amueblada”.




Fiesta de Cumpleaños de Don. Luís José De Orbegoso. 25 de Agosto de 1934.








Chiquitoy fue hasta el siglo XVI “pueblo de Indios”, pues los pocos indios que fueron quedando en la parcialidad de Chiquitoy terminaron reducidos al pueblo de Santiago de Cao; aun en las primeras décadas del siglo XVII encontramos como un personaje bastante destacado en el valle de Chicama al Cacique principal del pueblo de Chiquitoy Don Juan PayPaynamo.




La hacienda de Chiquitoy se estableció en las tierras de los desaparecidos poblados prehispánicos de Chictoy, Simap, Sacop, Llamip y Chamalca, regadas con aguas de las acequias: Sacop el alto, El puquio de Santiago de Cao o acequia de Pongo Chongo, Colonique, Pascana y Chamalca.
En 1654 Dña. María de Valverde era la propietaria de la hacienda de Chiquitoy heredándole su hijo D. Valentín Del Risco y Valverde, quien por el año 1689 era dueño de la Hacienda Trapiche, nombrada “Santo Domingo de Chiquitoy”. Don. Valentín fue Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Inquisición de la ciudad de Trujillo, y alcalde ordinario de ella y su jurisdicción por su Majestad. En Agosto de ese año, el hacendado de Chiquitoy contrató 750 mulas para conducir su azúcar a la ciudad de Lima. El título del documento otorgado y parte de su ilustrativo contenido es como sigue:


Fletamiento, D. Ignacio de Moncada y Galindo con D. Valentín del Risco y Valverde de setecientas y cincuenta mulas“El capitán D. Ignacio de Moncada y Galindo, otorgó que hacia fletamiento y obligación de entregar al capitán D. Valentín del Risco y Valverde, 750 mulas de carga para llevarlas cargadas de azúcar, desde su hacienda de Chiquitoy para la ciudad de los Reyes, llevando cada mula trece arrobas por carga y de pesar más se le ha de pagar la demasía y a precio cada mula de 10 pesos que montan 7,500 pesos, en esta manera: las 300 que entregaría este año, desde el fin del mes de Septiembre de este año hasta el de 90, y las 450 mulas para el año que viene, desde septiembre hasta el de 91; y a cuenta de los dichos 7,500 confiesa haber recibido del dicho capitán Don. Valentín del Risco y Valverde 5,000 de contado….”
Fueron los pobladores de Santiago de Cao quienes ofrecieron sus servicios de arrieraje para llevar “los frutos del valle a la ciudad de Lima y a otros lugares para su expendio”, existiendo por entonces, más de 2,000 mulas en este sector del valle de Chicama.
A la muerte de D. Valentín del Risco y Valverde, heredó la hacienda su hijo D. Valentín del Risco y Montejo quien la vendió a su hijo D. Valentín del Risco y Alvarado que en el año de 1763 tenía: 337 fanegadas de tierras, “143 negros, y negras entre grandes y pequeños”, produciendo 7,000 arrobas de azúcar al año y 400 arrobas de aceite elaboradas con la cosecha de su extenso olivar.
El entonces dueño de la Hacienda fue hijo de D. Valentín del Risco y Montejo y de Da. Isabel de Alvarado. Estudió en la Universidad de San Marcos de Lima la carrera de Leyes y obtuvo el grado de doctor en ambos derechos, lo que le facilitó ser admitido como abogado en el alto tribunal. En Trujillo fue Regidor Perpetuo del Cabildo y Alcalde Ordinario. Se casó en Lima con Da. Rosa María de Oyague y Sarmiento de Sotomayor, de la familia de los Condes del Portillo. Tuvieron por única heredera a Da. Josefa del Risco y Oyague, dueña de las haciendas “Chiquitoy” y “Cartavio”, quien falleció soltera. Da. Josefa nombró por albacea y heredero de sus bienes al Dr. José Mercedes Vigo, Arcediano de la Santa Iglesia Catedral. Sus restos fueron sepultados en la iglesia del puerto de Nuestra Señora del Socorro de Huanchaco el 06 de Abril de 1857.
En Mayo de 1857 el prócer lambayecano de la independencia, D. Juan Manuel Iturregui y Aguilarte compró la hacienda Chiquitoy pagando por ella la suma de 50,000 pesos; posteriormente compra la hacienda vecina de “Las Monjas”, acumulándola a la de Chiquitoy, dedicándolas al cultivo de caña de azúcar. Así mismo reedifica la antigua casa hacienda y capilla, Imponente casa que hasta la actualidad se conserva íntegramente como la más bella muestra de arquitectura rural de los valles de Trujillo. El General Iturregui fue casado con la dama trujillana Manuela Gonzáles Pinillos y tuvieron como único hijo a Juan Manuel Claudio Iturregui Gonzáles casado en 1891 con Dña. Susana de Orbegoso y Gonzáles. En 1842 el General Juan Manuel Iturregui había edificado su espléndida mansión en la ciudad de Trujillo de la cual el Dr. Mateo Paz Soldán en 1862, al describir la ciudad refiere: “La plaza es cuadrada, entre los edificios particulares no debemos pasar en silencio la casa del General Iturregui que es una de las mejores de toda Sud – América, es un verdadero palacio”. El Palacio de Iturregui es actualmente la cede del Club Central de Trujillo. El año de 1871 falleció el acaudalado prócer lambayecano.








En 1872 la viuda de Iturregui dio en arrendamiento la Hacienda Chiquitoy a los hermanos Don. Andrés y Don. Rafael Larco Bruno quienes construyeron la fábrica azucarera y una destilería de alcohol. En 1901 tomó las riendas de la Negociación azucarera “Chiquitoy” Don. Víctor Larco Herrera, construyendo la línea férrea que unía su ingenio con el puerto de Huanchaco, al que dotó de un muelle para el embarque de sus azúcares. A consecuencia de la huelga de 1912 fue clausurada la fábrica de Chiquitoy.




La familia Iturregui y Orbegoso.





En 1916 Dña. Susana de Orbegoso viuda de Iturregui arrendó la hacienda a su hermano Don. Luís José de Orbegoso y Gonzáles, quien con la ayuda de sus dos hijos mayores fundó la Negociación Agrícola Chiquitoy, engrandeciendo la hacienda, y aumentando sus cañaverales a más de 2,000 hectáreas. Don Luís José fue hacendado de Sintuco, Moncada, Sonolipe, Ongollape y de la extensa hacienda Araqueda en la provincia de Cajabamba.




Luís José de Orbegoso González





Don. Luís José de Orbegoso y sus hijos Don Jaime y Don Jorge. 1934.







En 1959 a la muerte de Dña. Susana de Orbegoso, hereda la hacienda su hija Dña. Susana Iturregui y Orbegoso Condesa de Potocki, quien mantuvo la propiedad hasta su expropiación por la Ley de Reforma Agraria. Hoy nuevamente la hacienda es propiedad privada de la Empresa Agraria Chiquitoy S.A.





La arqueria de la casa y la cúpula de la capilla.













Trujillo del Perú, agosto de 2008