lunes, 8 de septiembre de 2008

Las Láminas de Martínez Compañón que el Banco Continental obsequió a Trujillo







Por

Miguel Adolfo Vega Cárdenas



En 1984, en “El Comercio” de Lima, el Dr. Aurelio Miró Quezada dio la noticia del singular remate en Nueva York de un importante lote de pinturas y esculturas latinoamericanas que realizaría la prestigiosa Casa Sotheby´s, Parke Bement a Inc., lote dentro del cual se hallaba una colección de 120 aguadas de un pintor anónimo peruano que trabajó bajo el impulso científico del célebre obispo de Trujillo, Baltasar Jaime Martínez Compañón y Bujanda.

Fue una noticia verdaderamente inesperada, pues no se conocía más de esa serie que las que forman los valiosos nueve tomos conservados en la Biblioteca del Palacio Real de Madrid. Como bien se sabe esta colección es el documento gráfico más preciado para reconstruir la poco conocida vida virreinal del norte peruano de fines del siglo XVIII.

La corona española encabezada por su ilustre monarca Carlos III, encargo que se le remitiera el mayor número de informaciones científicas sobre sus posesiones de ultramar, y en el Perú no pudo encontrar mejor encargado para ello que el obispo Martínez Compañón.

La subasta anunciada en Nueva York despertó una gran expectativa, abriéndose nuevas interrogantes en la investigación del quehacer del ilustre prelado español.

A raíz de una campaña iniciada para la recuperación de esa herencia cultural, varias instituciones de nuestro país unieron esfuerzos a fin de presentarse a la subasta y adquirir las láminas que se cotizaron en un precio base de 15,000 y 20,000 dólares cada serie.

El 29 de mayo de 1984, el Banco Continental, en actitud sin precedentes, acudió a la histórica subasta de Nueva York, adquiriendo la invalorable colección, para rendir homenaje de esta manera a la ciudad de Trujillo en el 450 aniversario de su fundación española. Los trujillanos quedamos agradecidos y admiramos las originales aguadas comprendidas en las dos series, adquiridas para nuestra ciudad; recuperando para el patrimonio peruano parte de la magistral crónica gráfica, y lo más aplaudido, el permitir que volvieran para siempre a nuestra ciudad. Así lo creímos y sentimos.

El Dr. Arturo Jiménez Borja dijo por entonces: “El Banco Continental ha realizado una gran obra de bien a favor de la cultura del Perú al rescatar estas láminas en una subasta en Nueva York. Es también obra patriótica y obra pedagógica.

Trujillo quedo muy agradecido del homenaje rendido a través de tan significativo obsequio, en sus 450 años de fundación. El Banco Continental representado por los miembros de su directorio honro por entonces a nuestra ciudad.

Lamentablemente las láminas, desde hace algunos años ya no están en Trujillo. Justo es referir y reconocer lo siguiente: El autor de estas páginas tuvo a cargo por algunos años, la asesoría cultural del Banco Continental y envió una muestra itinerante titulada “Trujillo del Perú”, que además de otras ciudades estuvo también en Lima. La nuestra contenía las dos series de láminas. Terminado su periplo la muestra volvió a Trujillo pero sin las láminas que por derecho histórico pertenecen a esta ciudad. En Lima las retuvieron, negándole a Trujillo un derecho que la misma Institución Bancaria le había otorgado en tan merecida forma.