lunes, 10 de noviembre de 2008

La Casa Ganoza Y Orbegoso






Por 
Miguel Adolfo Vega Cárdenas


La casa Ganoza y Orbegoso se encuentra ubicada en el cruce de las actuales calles de Colón y Bolívar, frente a la plazuela de la Iglesia del convento del Carmen de Trujillo.

Su imponente fachada y su balcón de esquina todavía perviven en la memoria de viejos trujillanos que la han visto poco a poco desaparecer.





 En realidad muy poco es lo que se conserva de tan importante bella casa trujillana que fue la morada familiar de don Mariano Vásquez de Ganoza y Cañas y de su esposa doña Mariana de Orbegoso y Moncada.

Su ventana volada, de fina reja bordada, es de las mejores de Trujillo y aún sigue adornado el costado de su fachada.





 

Una descripción de esta casa se encuentra en forma muy detallada en la tasación realizada en 1875, existente en el Archivo Regional de La Libertad, que a continuación se da a conocer:


Casa en Trujillo.

En la ciudad de Trujillo del Perú, a los cuatro días del mes de mayo del año de mil ochocientos setenta y cinco, el perito nombrado por los señores Ganoza, para tazar las fincas de la señora finada Doña Mariana de Orbegoso, principió por la casa que está situada en la esquina del Carmen, número ciento treinta y tres.

La puerta de la calle de cinco varas de alto por tres varas y tercia de ancho, madera roble, en buen estado, en cien soles. S/ 100.

Una ventana volada que da a la calle, floreada, con su reja, de madera y sus dos hojas, en ochenta soles.

Dos ventanitas de balaústres que dan a la calle a seis soles cada una, son doce soles.

Un balcón volado de madera roble que da a la calle en cien soles.

La puerta de la sala de tres varas dos tercias de alto por dos varas y cuarta de ancho, hechura antigua, madera cedro en buen estado, en cincuenta soles.

La mampara de la misma puerta con veintiocho lunas, de madera cedro en cuarenta soles.

Dos ventanas de la sala que dan al corredor, hechura antigua de madera roble y su reja de balaustres, en mal estado, a diez soles cada una son veinte soles.

La puerta de la sala que da para la cuadra, de tres varas y tercia de alto por dos varas y tercia de ancho, madera caoba, en sesenta y seis soles.

Dos ventanas iguales a las anteriores, en todo, diez soles cada una, son veinte soles.

Una puerta en la sala que da para el oratorio, de hechura antigua, en buen estado, en veinticuatro soles.

La mampara en la sala que comunica a la mano izquierda al dormitorio, de madera caoba, en treinta soles.

Un postigo en la sala que comunica al callejón, en catorce soles.

El techo de la sala con tres medias vigas de roble con sus canes, a diez soles cada una, son ciento treinta soles.

La puerta de la cuadra que da para el patio de adentro de tres varas y tercia de alto por dos varas y cuarto de ancho, hechura antigua y en buen estado, en veintiséis soles.

La mampara de la misma puerta de hechura antigua y de madera cedro, en cuarenta soles.

Una puerta en la cuadra que da para el dormitorio, en treinta soles.

Una mampara en la misma puerta, de hechura antigua, en treinta soles.

Dos ventanas en la cuadra que dan para el corredor de adentro y quince soles cada una, son treinta soles.

El techo de la cuadra con quince medias vigas de roble, a ocho soles cada una son ciento veinte soles.

Una ventana en el cuarto de la izquierda que da para el corredor, en dieciséis soles.

Dos puertitas iguales en el mismo cuarto a doce soles cada una son veinticuatro soles.

El techo del mismo cuarto con dos vigas y quince varas de algarrobo y su ventana teatina, en cincuenta soles.

Una puertita en el cuarto de dormir que da para el corredor de adentro en doce soles.

Dos postigos iguales en el mismo cuarto; uno enrazado en mal estado y otro de tableros en buen estado, en veinticinco soles ambos.

Dos puertitas en el velador a dos soles cada una, son cuatro soles.

Dos alacenas iguales con sus hojas de madera cedro a cuarenta soles cada una son ochenta soles.

Treinta y cuatro varas de zócalo a cincuenta centavos vara, son diecisiete soles.

El techo del mismo cuarto con quince alfardas de Figueroa a ocho soles cada una son ciento veinte soles.

El cielo raso del mismo techo en dieciséis soles.

Nueve postigos que se encuentran en el patio de adentro en diferentes cuartos, unos con otros a ocho soles, son setenta y dos soles.

Una puertita en uno de los cuartos de adentro en dieciséis soles.

Dos puertas entarimadas de más de media vida, a doce soles cada una son veinticuatro soles.

En todos los techos de los cuartos de adentro se encuentran diez vigas de roble, a diez soles cada una, son cien soles.

Once cuartoncitos de roble, a un sol cada uno, son once soles.

Doscientas ocho varas de algarrobo que se encuentran en los cuartos del patio de adentro, a cincuenta centavos cada una son ciento cuatro soles.

Cuatro ventanitas teatinas a diez soles cada una, son cuarenta soles.

Una tinajera de balaústres con sus puertas de arco, su banca de algarrobo y pasamanos de madera y sus pirlanes de algarrobo, en ciento veinte soles.

El corredor de adentro con siete columnas, siete cumbreras y ochenta y dos cuartones de seis pulgadas de alto por dos pulgadas y media de grueso y todo de Figueroa y diez tablas que forman la cornisa de dicho corredor, todo en quinientos dos soles.

Una ramada que se encuentra en el techo del lavadero con tres alfarfardas de roble de media vida y tres cuartones, todo en doce soles.

Una ventanita que se encuentra en el oratorio, en ocho soles.

La mesa del oratorio en dieciséis soles.

El techo con diez varas de algarrobo, a cincuenta centavos, son cinco soles.

Cinco puertas que se encuentran en el corredor principal, tres a la izquierda y dos a la derecha, unas con otras a veinte soles cada una son cien soles.

Una puertita en el patio, en doce soles.

Tres postigos: dos de las escaleras y uno que está a la derecha, a doce soles cada uno, son treinta y seis soles.

Otro que está bajo de la escalera de la derecha, en diez soles.

Dos escaleras; una que da para los altos y la otra que da para un altillo, iguales en todo con sus pasamanos y sus balaústres de madera en treinta soles cada una, son sesenta soles.

Dos puertitas iguales que están en las piezas de la derecha, a catorce soles cada una, son veintiocho soles.

Tres ventanitas que se encuentran en las tres piezas seguidas que dan paso para la calle, a dos soles cada una, son seis soles.

Una puertita en una de las piezas de la izquierda, en doce soles.

Una ventana teatina que se encuentra en el mismo cuarto, en doce soles.

Dos postigos iguales en las piezas del balcón, a catorce soles cada una son veintiocho soles.

En todos los techos de la derecha y de la izquierda, se encuentran veintiséis vigas de roble, unas con otras a catorce soles cada una, son trescientos sesenta y cuatro soles.

Doscientas veintiséis varas de algarrobo en todas las piezas de afuera, unas con otras a un sol cada una son doscientos veintiséis soles.

El corredor de afuera con ocho columnas, nueve cumbreras y setenta y cinco varas de algarrobo, todo en doscientos dieciocho soles.

Una ventanita en el patio de afuera, en cuatro soles.

Un pescante que da luz para la calle que se encuentra en la entrada, en seis soles.

Un pirlan que se encuentra en una de las gradas de la trepada de la sala, en dos soles.

Una asta de bandera en dos soles.


Según aparece de la suma precedente asciende la tasación de la casa citada a la suma de tres mil cuatrocientos ochenta y dos soles, salvo yerro de cuenta.

Trujillo, mayo 5 de 1875

Miguel Jaramillo



Tasación que presenta el que suscribe

En la ciudad de Trujillo del Perú a los cuatro días del mes de mayo de mil ochocientos setenta y cinco, yo el maestro alarife Miguel Grandos, perito nombrado por las partes interesadas para medir y tasar la casa situada en esta ciudad y también la casa que tiene en el puerto de Huanchaco perteneciente a la finada Sra. Doña Mariana Orbegoso de Ganoza y después de haber tomado reconocimiento de la primera mencionada casa, empecé a funcionar por la situada calle recta haciendo esquina con la plazoleta del monasterio del Carmen; entre los linderos por su derecho entrante con el costado de la calle sola, por el izquierdo con casa de los señores O’Donovan, por su frente con la casa que fue del finado Sr. Sobones y su espalda con la casa de don Santos Araujo.

A saber

Primeramente se mide en su frontera treinta y nueve y media de ancho, en su fondo sesenta y ocho y su espalda con las mismas treinta y nueve y media, las que unidas y multiplicadas unas con otras ascienden a dos mil seiscientas ochenta y seis y cuadradas, las que al precio de dos soles hacen cantidad de cinco mil trescientas setenta y dos.

Se encuentran en sus paredes dobles y sencillas en toda su pertenencia, fuera de medianías noventa y nueve mil quinientos adobes, los que al precio de treinta soles cada millar a todo costo hacen la cantidad de dos mil novecientos ochenta y cinco soles.

Fachada de la puerta de calle y arco del zaguán, su construcción de ladrillo y cal con sus bases, cornisa y remate, ensambladura de yeso, importan cuatrocientos ochenta soles.
La colocación de sesenta y nueve umbraladas a ochenta centavos unas con otras hacen la cantidad de cincuenta y cinco soles veinte centavos.

Por sus engarrados y enlucidos por dentro y fuera de toda la casa importa ochocientos soles.

Por toda la techumbre de la casa sobre vigason y cuartonería, alfardería y varason de algarrobo, carrizo, coronamiento de barro, retortes de cal, enyesados por abajo algunos de ellos, importa mil quinientos veinte soles.

Por doscientos dos umbrales que se encuentran en bocas puertas y ventanas y entre las puertas tapiadas a cuatro soles unas con otras hacen la cantidad de ochocientos ocho soles.

Por la colocación de sesenta y siete puertas y [ilegible] con sus [ilegible] y ensambladuras de yeso, sus umbrales, a cuatro soles cada una, hacen la cantidad de doscientos sesenta y cuatro soles.

Colocación de dos corredores, el uno sobre bases de piedra de cantería, su techado sobre varason de algarrobo su coronamiento de barro enyesado, su cielo raso sobre caña del país y el otro sobre cuartonería, su carrizo, retortes de yeso u coronamiento de barro y su retorte de cal, importan los dos trescientos veinte soles.

Por sus ladrillos y enladrillados con sus terraplenes, importa mil doscientos soles.

Colocación de dos escalas a los entrepisos del balcón y altillo, al callejón con sus bases de ladrillo importan diez soles.

Colocación de la tinajera sobre un estrado de umbrales enladrillado su piso y su escala de material con su colocación de pirlanes y demás canes, importa sesenta soles.

Por un fogón con sus dos arcos en bóveda de material y su chimenea en esqueleto en la cocina, importa cuarenta soles.

Ydem, por otro fogón en la misma cocina, de ladrillo y barro y colocación de una plancha de fierro encima, con su hornito idem y enlucido de yeso, importa veinticinco soles.

Por el batán y lavador de platos asentados sobre ladrillos y cal en la cocina, importa veinte soles.

Ydem. Por dos batanes sueltos importan ocho soles.

Por colocación de una ventana volada con su piañia [sic.] y remate de material y ensambladura de yeso, importa veinte soles.

Por el empedrado de toda la casa y pertenencia de la calle de piedra común y loza del país, importa quinientos soles.

Por dos piedras de loza extranjera, importan seis soles.
Por un hornito electo con su boca para la cocina, importa veinte soles.

Por todos los alares que se encuentran de ladrillo, unos enyesados y otros no y coquetería para los cielos rasos importa cien soles.

Por desmanches y blanqueos de toda la casa, por dentro y fuera, importa ciento sesenta soles.

Por los horcones en el lavadero, importan dos soles.


Y no teniendo más que medir ni tasarse cerró esta tasación en la cantidad de catorce mil novecientos noventa y cinco soles veinte centavos.

Trujillo, mayo 6 de 1875

Miguel Granados 





 Las fotografías de este trabajo han sido proporcionadas gentilmente por el arquitecto Manuel Angel Ganoza Plaza.