sábado, 1 de noviembre de 2008

Trujillanos y Trujillanas. Dr. Julio Eduardo Mannucci Finochetti






Por
Miguel Adolfo Vega Cárdenas


Julio Eduardo Mannucci Finochetti nació el 06 de noviembre de 1891 en la ciudad de Trujillo; fueron sus padres Eduardo E. Mannucci y Adriana Finochetti, familia que ocupó sitial de honor en la sociedad trujillana.

Discurrió su infancia en su ciudad natal, empezando sus estudios en el Colegio Particular “Independencia”, dirigido por el notable maestro Carlos Vega y Zanabria.

Se distinguió desde sus primeros años por sus dotes superiores, pues poseía una dedicación esmerada para los estudios y una clara inteligencia. En todos sus años de estudiante fue alumno distinguido y premiado en ese centro de estudios, con medalla de plata. Posteriormente continuó sus estudios en el Colegio Nacional San Juan, donde al terminar su educación secundaria fue “Premio de Honor” de su Colegio, obteniendo la medalla de oro.

En 1909 ingresó a la Escuela Normal de Varones de Lima dirigida por el ilustre pedagogo belga Isidoro Poari, de donde egresó con diploma de Preceptor Normalista a la edad de 18 años. Su calificada formación profesional y sus dotes de maestro dieron frutos en su ciudad natal, Trujillo.

Estudió Derecho en la Universidad Nacional de Trujillo, graduándose de Abogado y Doctor en Jurisprudencia el 31 de octubre de 1918.

La ideas del Dr. Mannucci revolucionaron el campo de la educación desde que empezó su sagrado magisterio: primero como simple maestro y después como Director de la Escuela Nº 2433 del barrio de La Unión y del prestigioso Centro Escolar Nº 241, donde colaboró con tal Director, una selecta plana docente entre la que se encontraba el poeta César Vallejo.

Sin Lugar a dudas, más que sus obras materiales brillaron sus logros espirituales cristalizados a través de la Revista que fundara con el nombre de “Cultura Infantil”, Revista donde colaboró activamente la primera gran agrupación literaria del Perú que sacudió y conmovió el ambiente intelectual de la Nación, conocida con el nombre de “Grupo Norte”.

Es justo hacer mención que el Doctor Julio Eduardo Mannucci Finochetti imponía respeto con su presencia; pero también ganaba el corazón con sus grandes esperanzas, proyectos y realizaciones, sólo así se comprende que el poeta Vallejo le dedicara su tierno poema “El Barco Perdido”.

Como Presidente de la Sociedad de Preceptores de Trujillo, fue el mentor del Primer Congreso Regional de Maestros del Norte del Perú, que se realizó en la ciudad de Trujillo el 20 de enero de 1912, Congreso que conmovió el ambiente pedagógico intelectual y gremial del País y sirvió de base al Segundo Congreso Pedagógico Regional del Norte realizado en Trujillo entre el 14 y el 21 de enero de 1946.

En 1937 fundó en la Universidad Nacional de Trujillo La Sección Pedagógica, a la cual entregó toda su sabiduría y experiencia. Sus ideas de maestro visionario se adelantaron a su época, introduciendo en la práctica docente métodos, sistemas y procedimientos de las “Escuelas Nuevas”, en base al aprendizaje y a la investigación activa de los estudiantes. En dicha Sección Pedagógica se formaron profesores de Educación Primaria y Secundaria con una visión integral de la sagrada misión de desarrollar al país y para ello les proporcionó técnicas que tendrían vigencia en cualquier tiempo y lugar, técnicas que hoy en día continúan con validez plena.

Su labor también fue fecunda en el campo de la educación secundaria, pues fue profesor en el Colegio Nacional de “San Juan” por espacio de 14 años, especializándose en la conducción del aprendizaje de la Geografía y de la Gramática.

La Universidad Nacional de Trujillo contó con su experiencia entre los años 1922 a 1944, pues desempeñó las cátedras de Geografía y Gramática y Composición Castellana y tuvo a su cargo y responsabilidad la Sección Pedagógica que él fundara, desempeñándose asimismo como eficiente secretario de la Universidad.

Sus tareas lectivas las compartió con sus funciones judiciales de Agente Fiscal de la Provincia de Trujillo, de secretario de la Corte Superior de La Libertad, como vocal de la misma Corte y como su Presidente fue elegido durante los años de 1939, 1940, 1946 y 1947. En 1947 a su solicitud se jubiló como vocal.

A iniciativa del Departamento de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Trujillo, siendo jefe del mismo el educador Dr. Horacio Condemarín Alva, alumno dilecto del Dr. Mannucci, la Universidad le confirió el título de Profesor Emérito, entregándole su diploma en ceremonia solemne.

Julio Eduardo Mannucci Finochetti, trujillano ilustre entregó su vida, su capacidad, su inteligencia, su tiempo y rectitud al servicio de la niñez, de la educación, de la recta administración de justicia y de la Patria.

Trujillo está en deuda con este noble patricio que amó entrañablemente a la tierra que lo viera nacer.