miércoles, 3 de diciembre de 2008

Testamento de Antonio Chumbi Guamán, Principal del Pueblo de San Salvador de Mansiche



La Iglesia de San Salvador de Mansiche





El antiguo pueblo de San Salvador de Mansiche








Por
Miguel Adolfo Vega Cárdenas
Carlos Alberto Vega Cárdenas



Los testamentos de personajes notables son de mucho valor y confianza para reconstruir parte de la historia de nuestros pueblos. Su información es de primera mano.


Estas cartas de última voluntad demuestran el afán final de poner las almas en carrera de salvación de quienes las otorgaban, y sobre todo el deseo de poner en orden todo lo concerniente a lo vivido, tenido y gozado, para de esta manera agradar a Dios y lograr la infinita recompensa de salvación para alcanzar el cielo y un lugar cerca al ser supremo.


De allí su importancia, ya que era necesario actuar con la verdad y honestidad y arrepentimiento, en el último trance de la vida. Única y última oportunidad para estar en gracia de Dios y recibir con tranquilidad el “Dios te Perdone”.


El aporte cultural del testamento de don Antonio Chumbi Guamán, indio principal del pueblo de San Salvador de Mansiche, es muy importante: el nombre de las personas, de los valles, de las tierras, de acequias; del parentesco que existió entre personajes principales del cacicazgo de Mansiche y Huanchaco con los del cacicazgo de Moche, y cargos señoriales que en el documento se mencionan, hacen de él una fuente valedera cargada de topónimos de las lenguas que se hablaron y conservaron en el Valle de Chimo a finales del siglo XVII.





Testamento de Antonio Chumbi Guamán
(Mansiche, 13 de septiembre de 1679)


Inomini Dei amén. Sepan cuantos esta carta de testamento última y postrímera voluntad vieren como yo don Antonio Chumbi Guamán, principal de este pueblo de San Salvador de Mansiche, hijo legítimo de don Francisco Conde Chumbi Guamán y doña Calatina Chumbi y bisnieto de don Antonio Chumbi Guamán el viejo, estando como estoy enfermo en mi cama de la enfermedad corporal y sano de la voluntad en mi entero juicio y entendimiento y memoria natural, tal cual fue Dios nuestro Señor servido de me lo dar dicha enfermedad. Más temiendo de la muerte que es cosa natural, creo y confiero firmemente en el misterio de la Santísima Trinidad padre, hijo y espíritu santo tres personas distintas y un solo Dios verdadero que vive y reina para siempre jamás amén: Asimismo ruego a la serenísima Virgen Maria Señora Nuestra, quiera ser mi abogada, interceda por mi alma con su preciosísimo hijo y me ponga en carrera de salvación, asimismo ruego a todos los santos de la corte del cielo intercedan por mi particularmente al bien aventurado San Miguel Arcángel y al ángel de mi guarda quien me fue encomendado que me guardase y al bien aventurado San Antonio de Pádua , santo de mi nombre, sus fuerzan me esfuercen y sus virtudes me defiendan; con está fe y confianza hago y ordeno mi testamento en la forma y manera siguiente:

Primeramente encomiendo mi alma pecadora a Dios nuestro Señor Jesucristo que la crió y redimió con su preciosísima sangre, mi cuerpo a la tierra de la cual fue formado.

Yten, llegada que sea la voluntad de Dios nuestro Señor de llevarme de esta presente vida mi cuerpo sea sepultado en la iglesia de dicho mi pueblo en la sepultura donde está enterrada mi mujer doña Beatriz Jacinta, que es la peana del altar de la benditas animas del purgatorio, allí es mi voluntad.

Yten, soy hermano fundador de la hermandad de nuestro padre San Francisco, fundada en este dicho pueblo, de donde me han de dar un hábito para mi mortaja como está acostumbrado, y se pagará seis pesos de limosna de mis bienes de limosna a la dicha hermandad. Asimismo pido a los mayordomos de dicha hermandad me acompañen con todo lo necesario que se acostumbra, así es mi voluntad.

Yten, si fuere hora competente o si no otro día siguiente, se me cante una misa de cuerpo presente con su vigilia y se pague la limosna de mis bienes.

El día de mi entierro se me canten ocho piezas desde mi casa hasta la iglesia y se pague la limosna de mis bienes.

Yten, se me pondrá la cera necesaria a la voluntad de mi albacea para el día de mi entierro, así es mi voluntad.

Yten, es la voluntad de los mayordomos de nuestro padre San Francisco me mande cantar la misa que tiene de obligación, lo dice la Constitución.

Yten, mis albaceas me hagan una honras a los nueve días y ese día se me pondrá la cera que fuere necesaria a la voluntad de mi albacea. Ofrenda como se acostumbra en este dicho mi pueblo.

Yten, se le den noticia a los mayordomos de las cofradías de que soy cofrade de la ciudad de Trujillo, como son se nuestra Señora de Loreto y de la madre de Dios de La Candelaria y del señor San Antonio de Pádua, me acompañen con sus insignias de uso y costumbre, así es mi voluntad.

Yten, digo y declaro que fui casado legítimamente según orden de nuestra santa madre Iglesia Católica Romana, con dicha Beatriz Jacinta, con la cual dicha mi mujer tengo dos hijas, la cual la primera hija llamada doña María del Tránsito y la segunda llamada Juana de la Cruz Chumbi Guamán, mis hijas legítimas y herederas universales, por tales las declaro.

Tierras.

Yten, declaro que tengo en mi poder cinco fanegadas de tierras en el asiento de Begap y por otro nombre llamado Santa catalina, las cuales lindan con las tierras de don Baltasar de los Reyes, principal de ese pueblo, y por otro lado con las tierras que dicen es de don Rafael Chaivac, difunto, por la parte de arriba linda con acequia de Minchanzau y por la parte de abajo con la acequia de la Mochica. Estas dichas tierras son de mi mujer y de mi cuñada doña Juana Feliciana, ya difuntas, estas dichas tierras se repartirán entre dos herederas que lo son doña Beatriz Jacinta y doña Juan Feliciana, primeras herederas, y es mi declaración que la parte que le tocare a mi mujer doña Beatriz Jacinta lo hereden mis dos hijas doña María del Tránsito y doña Juana de la Cruz Chumbi Guamán y de la otra mitad que le toca a doña Juana Feliciana, hija legítima de la dicha mi cuñada, y también es mi declaración que se debe a la cofradía de las benditas ánimas del purgatorio de este dicho pueblo, cuarenta patacones, los cuales eran sesenta patacones que fueron los que debía de alcance mi suegro don Pedro Chaivac, padre de la dicha Beatriz Jacinta mi mujer, tengo dados veinte pesos al mayordomo don Juan Antonio Panca, réstase debiendo los dichos cuarenta patacones y es mi voluntad que mis dos hijas doña María y doña Juana paguen veinte pesos y los otros veinte los pague Ana María, heredera de la dicha Juan Feliciana; y si luego de contado no los pagaren se arrienden dichas tierras para que se baya pagando con la plata que resultare de ellas a la dicha cofradía de la benditas ánimas, y habiéndose pagado dichos cuarenta patacones se repartan hermanablemente [roto] entre las dos dichas herederas [roto] a las dichas mis hijas en primer lugar por ser hijas de dicha mayor y lo [roto] me ha costado muchos pesos de haberlos defendido, porque lo quiso vender la dicha cofradía por la dicha deuda de los dichos sesenta pesos y por que no quedaren sin ellas y desheredadas, las defendí como dicho tengo, y en el segundo lugar se de a Ana María Feliciana, hija de doña Juana Feliciana, mi cuñada.

Yten, a San Francisco.

Yten, tengo media fanegada de tierras en el valle de Santa Catalina por otro nombre llamado Anyap, mando que los mayordomos de la hermandad de nuestro padre San Francisco de este dicho pueblo los cuide para sembrar y hacer alguna limosna para la dicha hermandad y lo tenga por la de la dicha hermandad, y es mi voluntad que el año que la sembraren, se me mande cantar una misa solemne, la cual dichas tierras las hube y heredé de mi abuela doña Juan María, que las dichas tierras es el que se trocó con unas tierras del capitán Bartolomé de Galindo y linda por la cabecera con la acequia de Michanzau y por la parte de abajo con la acequia mochica, por un lado hacia el Oriente con las tierras que dicen ser de don Juan Antosep, así es mi voluntad.

Yten, declaro que tengo siete fanegadas de tierras en el valle de Nasape, nos fue repartido desde su antigüedad por el señor obispo fray [Domingo] de Valderrama, juez visitador y medidor de tierras de este reino; después de dicha repartición vino el señor doctor don Pedro de Meneses a repartir tierras y a los indios de la comunidad de este pueblo no le repartió tierras y quedaron todas las tierras heredadas y no heredadas, lo cual quedaron indios sin tierras, porque quedó señoreando en ellas el gobernador don Antonio Chaivac. Quedaron agraviados dicha comunidad con que en esta ocasión fui a Lima a hacer diligencias del desgracio y defender estas dichas siete fanegadas de que estaba en poder de dicho gobernador, con que con mis dichas diligencias se sacó testimonio de los autos de mi querella y se sometió al Concejo de su Majestad, al cabo de cuatro años vino cédula de su Majestad en que mandó adjudicar sus tierras quitadas a los indios y a cada uno que heredaban de sus antepasados, y en esta dichas diligencias gaste muchos pesos en ir y venir [roto] de Lima y así me pertenece de la parte que me toca, esta es mi declaración.

Yten, estas dichas fanegas de tierras se han de repartir en cuatro herederos que lo soy yo en primer lugar, don Antonio Chumbi Guamán y don Pedro Rodríguez y don Andrés Chumbi Guamán y doña María; y a mí junto las tierras de los indios de mi ayllo, la cual tiene la comunidad de Moche y no le tocan a ellos sino a la parcialidad de mi ayllo que por haberlo pedido el cacique de Moche al muy reverendo padre maestro fray Francisco de Huerta Gutiérrez, juez visitador y remedidor de tierras y se lo dio su paternidad muy reverenda sin citarme a mi siendo yo parte legítima que desde el tiempo de la antigüedad nunca tuvieron tierras dicha comunidad de Moche en este dicho valle, como lo verán por la repartición del señor fray Domingo de Valderrama; para el descargo de mi conciencia lo declaro así.

Yten declaro otra suerte de tierras más arriba, que está habido pleito con don Sebastián Guamán Chumo y está vencido y los autos en mi favor, y estando en dicho pleito se lo llevó Dios nuestro Señor de esta vida a la otra al dicho Sebastián Guamán Chumo, padre de don Rodrigo Cuajuchi, estas dichas tierras lindan desde una guaquilla nombrada Pocoi para arriba hasta dar la acequia que va corriendo el valle abajo (otro si más), otro pedazo de tierras de la otra banda de la dicha acequia, la cual linda con la acequia de los indios de San Esteban hasta dar al arenal que llaman Yacayque, coge la parte y lugar donde tengo mi rancho, las cuales dichas tierras lo gocen por iguales partes las dichas mis dos hijas, que los autos están en poder del secretario Vicente Salinas, esta es mi declaración.

Yten, más declaro otras dos fanegas de tierras que están en el asiento de Chenchenco que cae en el camino real de Chicama, que es de mi mujer doña Beatriz Jacinta y de doña Juana Feliciana, la mitad de ellas le tocan a las dichas mis hijas y la otra mitad le toca a Ana María Feliciana, hija de doña Juana Feliciana, mi cuñada, con cargo que el año que la sembraren manden decir una misa rezada por sus padres y abuelos; asimismo que [no] lo dejen ni lo truequen, sino que las tengan para sustentar sus hijos, así en mi voluntad.

Yten, declaro que tengo otro pedazo de tierra que me dio el padre visitador fray Francisco de Huerta Gutiérrez, queríalo vender y pidiéndoselo yo me lo dejó para mi huerta y dichas tierras nombrado Sasape y tiene por linderos unas tapias antiguas por una parte y otra, y mando a mis dos hijas doña María y doña Juana que lo gocen por iguales partes y las cultiven más para abajo, así es mi voluntad.

Yten, declaro otra suerte de tierras con tres o cuatro acequias, nombradas Chayac, igualmente lo gocen mis dos hijas doña María y Doña Juana, estas dichas tierras lindan con las tierras de don Agustín Chaivac y por el otro lado con una cordillera que corre hacia la mira de la mar y por la parte de arriba con el camino real de carretas y por la parte de abajo con otra cordillera que está atravesando, estas dichas tierras lo compuse con su majestad como parecerá por la repartición y composición de venta y títulos que tengo, y por tanto lo hayan y gocen y hereden mis dichas dos hijas, así es mi voluntad.

Yten, más tengo otro pedazo de tierras que las compuse con su Majestad y lo he cultivado y lo cultiven mis hijas, estas dichas tierras están abajo que lindan con unos granales por la parte de hacia Trujillo y por el otro lado con las tierras de don Juan [roto] difunto, por la cabecera con unas tapias antiguas y por abajo con otro pedazo de granales hacia la mar, mando a mis dos hijas como dicho tengo, así es mi voluntad.

Yten, declaro que tengo un pedazo de tierras de sembradura de un almud de maíz que lo heredé de mi padre, el cual pedazo de sitio tengo sembrado seis pies de higueras, gocen mis hijas con todos los árboles por iguales partes, que ha sido mi huerta y he estado en posesión como también mi padre las tuvo como consta más largamente por la dicha posesión antigua, y así es mi voluntad que las hayan y gocen mis herederos, así es mi voluntad.

Yten, tengo otra suerte de tierras llamadas Balmini en el valle de Nasape y por otro nombre Conache, como parecerá por la ejecutoria, que lindan con las tierras de Miguel Guamán Chumo el Viejo y por la parte de abajo con un cerro de arena, por el lado del poniente con el río y por el otro lado con las siete fanegas de tierras de las dichas [roto] la dichas tierras nombradas Balmini entre cuatro herederos que somos el primero yo don Antonio Chumbi Guamán, en segundo lugar Pedro Rodríguez, y en tercero don Andrés Chumbi Guamán y en el cuarto doña María Chumbi, la cual se casó en el pueblo de Moche, hija legítima de don Antonio Chumbi Guamán el Viejo, principal del valle de Conache, como consta de la repartición del muy reverendo padre maestro fray Francisco de Huerta Gutiérrez, juez visitador y remedidor de tierras, se repartan entre los indios herederos como dicho tengo, así es mi voluntad.

Yten, tengo unas tierras nombradas Guatap, que me tiene hecho pleito el capitán Felipe de la Huerta, sobre decir que son suyas y no lo son, que son de mi abuelo don Francisco Cicha Guamán, cacique principal , gobernador del pueblo de Santa Lucia de Moche, que desde antigüedad fueron suyas y siempre lo poseo como tengo dado pruebas, como consta por los autos y así como nieto del suso dicho me pertenece y a mi hermano el maestre de campo don Pedro y doña Clara cacica que fue del pueblo de Santa Lucia de Moche; y está el dicho pleito en punto de sentencia y así a mi hermano el maestre de campo don Pedro Marcos lo fenezca, y habiendo salido en nuestro favor, pagado los gastos los demás herederos, lo reparta el dicho mi hermano por iguales partes, así es mi voluntad.

Yten, declaro que tengo esta casa de mi vivienda, dejo a mis hermanos como lo es el maestre de campo don Pedro Marcos y a mi hermana Clara Francisca, cacica que fue de Moche y la parte que me tocare, a mis dos hijas doña María del Tránsito y doña Juana de la Cruz Chumbi Guamán, desde donde está una huerta antigua que cae enfrente de la casa de don Thomás Chaivac, difunto, caso se saliere dueño del pedazo de abajo donde están dos pies de higueras, lo compren mis herederos y no haya pleito, así es mi voluntas. (…………………) fecho en Mansiche en veinte y tres días del mes de septiembre de mil setecientos y setenta y nueve años. (…………..).


Ante mí
Francisco Miguel Cortijo Quero
Esc. Púb.



Índice de topónimos.

Anyap. Tierras en el valle de Santa Catalina. Tierras pertenecientes a Antonio Chumbi Guamán, mencionadas en su testamento.

Balmini. Tierras pertenecientes a Antonio Chumbi Guamán, mencionadas en su testamento. 

Begap. Tierras en el asiento de Begap y por otro nombre llamado Santa Catalina. Tierras pertenecientes a Antonio Chumbi Guamán, mencionadas en su testamento.

Chayac. Tierras pertenecientes a Antonio Chumbi Guamán, mencionadas en su testamento. 

Conache. Valle mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán, tambien conocido con el nombre de valle de Nasape

Minchanzau. Acequia mencionada en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Nasape. Valle mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán, también conocido con el nombre de valle de Conache.

Sasape. Tierras pertenecientes a Antonio Chumbi Guamán, mencionadas en su testamento.


Índice de nombres de personas.

Antosep, Juan. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán

Beatriz Jacinta. Mujer legítima de Antonio Chumbi Guamán, mencionada en el testamento de éste.

Chaivac, Agustín. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Chaivac, Antonio. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Chaivac, Pedro. Suegro de Antonio Chumbi Guamán. Mencionado en el testamento de éste.

Chaivac, Rafael. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Chaivac, Thomás. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán

Chumbi Guamán el Viejo, Antonio. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Chumbi Guamán, Andrés. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Chumbi Guamán, Antonio. Indio principal del pueblo de San Salvador de Mansiche, hijo de legítimo de Francisco Conde Chumbi Guamán y Catalina Chumbi y bisnieto de Antonio Chumbi Guamán el Viejo. Testo en Mansiche el 23 de septiembre de 1679 ante el escribano público Francisco Miguel Cortijo Quero.

Chumbi Guamán, María del Tránsito. Hija legítima de Antonio Chumbi Guamán, mencionada en el testamento de éste.

Chumbi, Catalina. Mencionada en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Chumbi, María. Hija legítima de don Antonio Chumbi Guamán el Viejo.

Chumbi Guamán, Juana de la Cruz. Hija Legítima de Antonio Chumbi Guamán. Mencionada en el testamento de este.

Cicha Guamán, Francisco. Cacique y gobernador del pueblo de Santa Lucia de Moche. Abuelo de Antonio Chumbi Guamán. Mencionado en el testamento de este último.

Clara Francisca. (Chumbi Guamán) Cacica del pueblo de Santa Lucia de Moche. Mencionada en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Conde Chumbi Guamán, Francisco. Padre de Antonio Chumbi Guamán. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Cuajuchi, Rodrigo. Padre de Sebastián Guamán Chumo. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

De los Reyes, Baltasar. Indio principal del pueblo de San Salvador de Mansiche, mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Galindo, Bartolomé de. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Guamán Chumo, Miguel, el Viejo. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Guamán Chumo, Sebastián. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Huerta Gutiérrez, Francisco de la. Religioso, juez visitador y remedidor de tierras. . Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Huerta Felipe, de. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Panca, Juan Antonio. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.

Pedro Marcos. (Cumbi Guamán). Maestre de campo, hermano de Antonio Chumbi Guamán. Mencionado en el testamento de este último.

Rodríguez, Pedro. Mencionado en el testamento de Antonio Chumbi Guamán.


El documento trascrito íntegramente por los autores, existe en el Archivo Regional de La Libertad de Trujillo, en los protocolos notariales de Francisco Miguel Cortijo Quero, correspondiente al año 1679, folio 33 y siguientes.