miércoles, 8 de julio de 2009

Testameto de Martín Guamán, Indio Principal del Valle de Chimo en el Siglo XVI



Iglesia del pueblo de San Salvador de Mansiche


Por
Miguel Adolfo Vega Cárdenas


Desde muy temprano, en la ciudad de Trujillo del Perú, se encuentran personajes indígenas viviendo como propietarios de casas en la traza de la ciudad y algunos con muy buena ubicación . Posteriormente indios de menor rango habitaron en Trujillo denominándoseles como “Indios Habitadores de la Ciudad”, pues así aparecen mencionados en documentos de esas épocas.

Don Martín Guamán, indio principal del valle de Chimo, vivió en Trujillo, pero cuando se sintió enfermo fue a pasar sus últimos días a su pueblo de San Salvador de Mansiche, muy próximo a la ciudad, lugar donde testó ante el escribano Antonio de Vega en noviembre de 1567.

El testamento de Martín Guamán, lamentablemente omite el nombre de los padres del testador, pero si deja ver claramente su jerarquía privilegiada y su poder económico sustentado en abundantes propiedades agrícolas en las cercanías del valle de la ciudad de Trujillo.

La importancia fundamental del documento reside en la temprana y abundantes sitas de topónimos que para los estudiosos de esta disciplina, serán de gran valor. 

La lectura de los topónimos deberá de ser muy cuidadosa, teniendo en cuenta que aún habiendo realizado una severa transcripción del documento, la escritura realizada por los pendolistas no es cien por ciento confiable, pero si muy aproximada por lo menos a como escucharon o conocieron tales lugares. Es muy común encontrar en un mismo documento el nombre de un lugar, escrito de diferentes maneras pero que en realidad suenan iguales.

Martín Guamán pidió ser enterrado con mucha pompa religiosa, en la iglesia de San Salvador de Mansiche, en donde posiblemente, dado su rango, su familia tenía asiento de sepultura. 

Don Martín no firmó su testamento; o no sabía escribir o su enfermedad no se lo permitió. A ruego de él y por él, firmo el cacique don Diego. 

El documento ha sido trascrito íntegramente por el autor y existe en el Archivo Regional de La Libertad de Trujillo, asentado en los protocolos notariales de Antonio de Vega correspondiente al año 1567, ejecutado el 03 de noviembre. Su estado de conservación es bastante bueno.


Testamento de don Martín Guamán

En el nombre de Dios todo poderoso y de la siempre virgen Santa María su bendita madre y señora nuestra. Sepan cuantos esta carta de testamento vieren como yo don Martín Guamán principal de este valle de Chimo y encomendado en don Diego de Mora, vecino de esta ciudad de Trujillo, estando como estoy enfermo del cuerpo y sano de la voluntad y en mi juicio y entendimiento natural tal cual Dios nuestro Señor tuvo por bien de me lo dar y creyendo como bien y verdaderamente creo en la santísima trinidad padre e hijo y espíritu santo tres personas y un solo Dios verdadero y en todo aquello que tiene y cree la Santa Madre Iglesia Romana y temiendo de la muerte que es cosa natural, otorgo y conozco por esta presente carta que hago y ordeno este mi testamento y postrimera voluntad a gloria y honra de nuestro Señor y de su bendita y gloriosa madre Santa María Señora nuestra, en la forma y manera siguiente:

Primeramente mando que cuando Dios nuestro Señor fuere servido de me llevar de esta presente enfermedad, que mi cuerpo sea enterrado en la iglesia de San Salvador del pueblo de Mansiche y aquel día, si fuere hora, y si no otro día siguiente se me diga una misa cantada de requin y las demás que mis albaceas quisieren decirlas, que las digan los padres del señor San [ilegible] y los curas de la iglesia mayor de esta ciudad vayan a mi entierro con cruz alta y se page la limosna acostumbrada.

Item, mando que lo que montare unas tierras que yo tengo de aquella parte del río camino de Lima que se llaman ir=chac, mando que mis albaceas las vendan y lo repartan entre la iglesia mayor de esta ciudad y monasterios por iguales partes, sacándose se ellas primeramente diez pesos para hospital, todo lo demás se digan misas por mi ánima.

Item, declaro.
Para la paga [roto] mando que se venda un pedazo de tierras junto a Santa Catalina llamada Ivit y se page lo que así debiere.

Tengo un pedazo de tierras llamada Citarco que están junto a Santa Catalina y que son las que tiene don Pedro y las que se han de vender. 

Tengo otro pedazo de tierras llamado Cachimin ha donde se siembran ahora y que la comunidad y los principales y caciques me han de dar de alquiler por este año que estamos, cada principal diez fanegas de maíz y son siete principales y este dicho pedazo de tierras se han de partir por medio, la mitad para Miguel, Antón y Diego mis hijos y la otra mitad para mi hijo don García.

Tengo otro pedazo de tierras llamada Puguan y lindan con tierras llamadas Cachimini, ésta es de mi mujer doña Francisca Moxa.

Tengo otro pedazo de tierras llamada Chicnanga de la otra banda del río.

Tengo otro pedazo de tierras llamada Cheque que linda con tierras de don Pedro cacique.

Tengo otro pedazo de tierras llamadas Chiccap, están de la otra banda del río camino de Lima.

Item, otro pedazo de tierras que están junto al molino de Lazcano [roto] de tierras ancho.

Item, otro pedazo de tierras llamada Taguacmyny que lindan con las de Juan Amanche.

Item, otro pedazo de tierras llamada Guapacamyny lindan con tierras de don Pedro.

Item, Otro pedazo de tierras llamada Guachacmyny, en el camino de Guanchaco.

Item, otro pedazo de tierras llamada Aynonpe, están junto a Jumanjuguan.

Item, otro pedazo de tierras llamado Chamyny junto de Casca.

Item, un pedazo de tierras llamado y cercada de paredes que fue de mi padre.

Item, otro pedazo de tierras que están en Mansiche, diómela mi hermano don Antonio.

Item, otro pedazo de tierras llamadas Guamanco, están en el camino a Guanchaco.

Item, otro pedazo de tierras llamada Chucchimyny, están en camino a Guanchaco.

Item, otro pedazo de tierras llamada Tapacni, en el camino de Chicama. 

Item, declaro que tengo una cadena de oro delgada con un crucifijo [roto].

Item, declaro que me debe don Francisco Chumbinamo cinco pesos y medio.

Otorgado en el pueblo de San Salvador de Mansiche en el valle de Chimo términos de la ciudad de Trujillo del Perú en tres días del mes de noviembre de mil y quinientos y sesenta y siete años.

A ruego del dicho don Martín y por lo tanto



Don Diego Cacique
(Firmado)


Ante mí
Antonio de Vega
Escribano Público