martes, 4 de enero de 2011

El Condado de Valdemar de Bracamonte. Trujillo del Perú. Un documento para su historia.









Por
Miguel Adolfo Vega Cárdenas




"Renuncia y cesión, el conde de Valdemar a Dn. Pedro de Orbegoso" es el título y cabeza de un importante documento original, inédito hasta hoy, fechado en 15 días del mes de octubre de 1784 en la ciudad de Trujillo, protocolizado ante el escribano Hilario de Aguilar y asentado en la página 504 del legajo nº 285, existente en el Archivo Regional de La Libertad de ésta ciudad.

Los protagonistas de tan histórico acontecimiento: el Sr. conde de Valdemar de Bracamonte don Pedro de Bracamonte Dávila del Campo y Zarsoza, sus hijos doña María Josepha Timotea, y don Nicolás Casimiro de Bracamonte y Fontao, todos trujillanos de nacimiento, y don Pedro Ventura de Orbegoso y Lequerica, natural de España. Todos ellos personajes de mucha notoriedad en el estamento señorial trujillano de esos años; reunidos en esa especial ocasión en que el primer conde de Valdemar de Bracamonte, se disponía a hacer cesión de su título nobiliario a favor de don Pedro Ventura, comprometido en contrato matrimonial con su única hija.

Don Pedro Ventura, residía en la ciudad de Cajamarca en donde tenía en propiedad la hacienda Jerez y ejercía el importante cargo de Alguacil Mayor del Santo Oficio. Había dado poder al General don Diego de Ganoza, Caballero del Orden de Santiago, para que representase a su persona en la escritura notarial a protocolizarse.

El condado de Valdemar de Bracamonte otorgado a un Bracamonte trujillano pasaría, por disposición de su propietario, al linaje de Orbegoso, con la única condición que de Orbegoso casase con doña María Josepha de Bracamonte y fontao, hija del conde otorgante. La calidad de los personajes hace suponer la seriedad que tal ceremonia tenía, pues se negociaba el traspaso de un Título Nobiliario Castellano, tan codiciado en toda América española sometida a esa Corona.

La especial circunstancia y razón que llevó al conde de Valdemar de Bracamonte a tomar esa decisión, según deja ver el documento, fue la económica, ya que por el título estaba obligado a pagar dinero al rey por concepto de lanzas, además de considerar que de sus dos únicos hijos legítimos, el primogénito Nicolás Casimiro acabaría tomado posesión del mayorazgo de Chiclín, y del marquesado de Herrera y Valle Hermoso, como en efecto sucedió; y también con el tiempo heredaría el referido condado de Valdemar de Bracamonte, lo que resultaría demasiado costoso, como consecuencia del pago obligado por concepto de lanzas a la corona española, el hecho de investir, una sola persona, dos Títulos Nobiliarios de Castilla.

Cabe comentar que el conde de Valdemar de Bracamonte desde el año 1780 poseía en alquiler todos los bienes del decadente mayorazgo de Chiclín, incluyendo la soberbia casa de ese mayorazgo ubicada en la plaza mayor de Trujillo del Perú; mayorazgo que por el año 1784 ya daba signos de evidente mejora gracias al aporte económico y buena administración que hizo el conde. La casa del mayorazgo de Chiclín que él habito con su familia fue decididamente embellecida. Hacia 1790 el Conde de Valdemar de Bracamonte heredó el señorío y posesión del referido mayorazgo en el que había invertido mucho dinero y trabajo para verlo bien parado.

El documento indica las circunstancias y condiciones que se tuvieron en cuenta y los acuerdos y obligaciones a que se sometieron los otorgantes: el conde de Valdemar de Bracamonte se comprometía a dar poder especial a Orbegoso para poder cobrar la renta producida por un mayorazgo que tenía en Castilla la Vieja y con ella pagar la deuda contraida a la Corona Española en razón de pago de lanzas atrasadas; y también otorgaba a Orbegoso la decisión de permitirle seguir usando, a su futuro suegro, el título hasta su fallecimiento, como en efecto lo usó hasta su muerte ocurrida en 1804 en Trujillo.

El matrimonio entre don Pedro ventura Orbegoso y Lequerica, natural del señorío de Vizcaya de los Reynos de España con la joven dama trujillana doña María Josepha Timotea de Bracamonte y Fontao debió de realizarse pronto en Trujillo. Matrimonio que duró muy poco tiempo. La temprana y dolorosa muerte de doña María Josepha Timotea ocurrida en Trujillo en octubre de 1786, terminó con todas las históricas intenciones contenidas, dos años antes, en ese documento de cesión y traspaso de un título nobiliario castellano. Es de suponer que luego del matrimonio y antes de la muerte de su joven esposa don Pedro ventura iniciaría el trámite correspondiente de cesión del título a su favor que no llegó a investir.

Doña María Josepha Timotea fue sepultada, con la decencia correspondiente a su clase, en la Iglesia de San Francisco el 13 de octubre de 1786 cuando contaba con sólo 17 años de edad.





Don Pedro Ventura de Orbegoso y Lequerica



Del personaje que el conde de Valdemar de Bracamonte don Pedro de Bracamonte Dávila del Campo y Zarsoza había elegido para marido de su única hija, nos da amplia información un retrato de cuerpo entero que se halla en el Monasterio de La Concepción en la ciudad de Cajamarca, en cuya leyenda se apunta:

“Retrato Verdadero de Don Pedro Ventura de Orbegoso y Lequerica hijo legítimo de Don Juan de Orbegoso y de Doña María Cruz de Lequerica naturales todos de la Noble Santa Iglesia de San Andrés de Gamiz, en el Muy Noble y Muy Leal Señorío de Vizcaya: Familiar de Número de Alguacil Mayor del Santo Oficio de esas Provincias de Cajamarca y Guambos por el Consejo de la Inquisición ; e Insigne benefactor de este Monasterio de Monjas Concebidas descalzas del Corazón de Jesús de esta Ciudad de Cajamarca; quien a expensas suyas Fabricó totalmente hasta su perfecta conducción, con el adorno exterior e interior este nuevo Templo, en que Dios sea eternamente alabado: habiéndole hecho su Divina Majestad la gracia de verlo acabado, y que se estrenase con indecible jubilo de su espíritu, y universal aplauso del vecindario el día 15 diciembre del año de 1806.

Siendo digna abadesa la muy reverenda madre María Antonia del Rosario y Castillo y Oyos que con su venerable Comunidad de las gracias a tan insigne Venefactor y en señal de memoria y gratitud se concluyó el 22 de abril de 1807”

Don Pedro Ventura Falleció en su hacienda de Jerez en Cajamarca el 29 de julio de 1816.

Resulta muy curioso que don Nicolás Casimiro firmara el documento como Nicolás de Bracamonte y Frontado.


Aquí el documento:


Renuncia y cesión, el conde de Valdemar a Dn. Pedro de Orbegoso

Sepan cuantos esta carta, pública escritura de cesión, renuncia y traspaso vieren como yo don Pedro de Bracamonte y Dávila, conde de Valdemar y vecino de esta ciudad de Trujillo del Perú digo= Que por cuanto por merced y gracia de su Majestad (qe Dios guarde) se me concedió el título de tal conde de Valdemar (de Bracamonte), expedido en San Lorenzo a diez y nueve de noviembre de del año pasado de un mil y setecientos y setenta y cinco años, con la facultad de poderlo renunciar, hacer cesión o larga de él, como primer poseedor y demás cualidades que como tal primer titulado me competen, para que ejecutándolo en persona fidedigna que obtenga los requisitos y circunstancias que se previenen para dicho cargo lo ejerza según y en la forma dispuesta= En esta atención siendo de las propias cualidades Dn Pedro Ventura de Orbegoso que hoy se halla en la villa de Cajamarca, he deliberado hacerle larga y cesión del dicho título, en la conformidad que en dicho cuerpo de este instrumento se expresará, en virtud y consecuencia del matrimonio que está contratado y hade efectuar con Da María Josepha de Bracamonte y Fontao, mi hija legítima, en cuya contemplación atendiendo al mucho amor que le profeso a la dicha mi hija Da María Josepha, con otras justas consideraciones que ha ello me nueven, he venido en hacerle la referida cesión a dicho Dn Pedro, desde ahora para [ilegible roto] por las razones dichas y que lo goce y posea desde el día que se verificare dicho matrimonio, ( y de no admitirlo el susodicho en esta forma corra desde el día de mi fallecimiento[ilegible]) con las regalías y facultades que he obtenido, para cuyo efecto he de entregarle todo lo concerniente a él, y en su virtud ocurra con esta cesión donde le corresponda para su confirmación= Igualmente le hago cesión de la renta que hay devengada desde el citado año de setenta y cinco y la que en adelante corriere de un mayorazgo que gozo en Castilla la Vieja, Reyno de España, para que con el producto de éste redima las lanzas en que está gravado dicho título, para cuyo efecto le he de otorgar poder bastante al dicho Dn Pedro Orbegoso para el dicho cobro en esta renta. Y aunque pudiera mi hijo legítimo primogénito Dn Nicolás Bracamonye y Fontao poner algún embarazo en lo venidero por algún perjuicio que pudiera discurrir en cuanto a la acción y derecho que tenga, siéndome a mí libre y facultativo como tal poseedor del título, renunciar o nombrar el que me pareciere, como sea sujeto idóneo y de las calidades prevenidas en derecho = Teniéndole dicho mi hijo cordial afecto y buena voluntad a la dicha Da María Josepha su hermana y resultarle de este negocio todo beneficio y utilidad, deseándole el mayor para su adelantamiento, cede a favor de su hermana el derecho que le corresponde del indicado título, sin oprimir ni fuerza alguna sino voluntariamente bajo la condición que abajo se dirá y a mayor abundamiento firma este instrumento =

Por tanto poniendo en efecto la dicha renuncia cesión y traspaso que hago en el enunciado Dn Pedro Ventura de Orbegoso, bien instruido de mi derecho y del que en este caso me compete, en atención a las causas y motivos que llevo referidas, por el tenor de la presente otorgo que hago la presente renuncia cesión y traspaso en el expresado Dn Pedro de Orbegoso, según en los términos que puedo y debo y me es concedido en el citado título, por el matrimonio que hade contraer con la dicha mi hija Da María Josepha de Bracamonte y Fontao, para que lo goce y disfrute desde el día que se verifique dicho contrato (o desde mi fallecimiento y dejo a la voluntad de Dn Pedro) con las regalías y circunstancias que son prevenidas y que en virtud de esta cesión y renuncia ocurra donde le convenga para su aprobación y que le ejerza y obtenga dicho Dn Pedro, sus hijos y descendientes que hubiere y procreare en dicho matrimonio, bien entendido que en caso de fallecer Da María Josepha antes que dicho Dn Pedro Ventura sin dejar hijo alguno, con todo hade correr esta acción y renuncia que le hago del indicado título durante los días de su vida del expresado Dn Pedro Ventura Orbegoso, y fallecido que sea, no teniendo, como dicho es, hijo alguno ascendientes ni descendientes del dicho matrimonio contraído con Da María Josepha Bracamonte mi hija legítima, ha de volver al tronco y por ningún casa se entienda pase esta cesión a otro ajeno poseedor, pues sólo hade ejecutarse en los hijos que procrearen del contraído matrimonio, bajo de cuyo efecto y calidad tiene lugar esta escritura por el referido título, lo que hago buena, para mejor, perfecta e irrevocable como lo aseguro en toda forma, y de no revocarla, ir ni venir en contra de ella ahora ni en ningún tiempo por motivo alguno, causa ni pretexto, sea el que fuere, para que goce de él en la forma especificada, mediante lo cual me desisto quito y aparto desde el día que tenga efecto dicho contrato (o como dicho es desde mi fallecimiento en adelante, según quiere el dicho Dn Pedro Orbegoso) del derecho posesión y señorío en razón del citado título y lo cedo renuncio y traspaso en el dicho Dn Pedro Orbegoso, la cual cesión prometo y me obligo a que siempre le será firme y valedera y que en su goce no se le pondrá embarazo, pleito ni contradicción; y si tal sucediere saldré a la voz y defensa del que se moviere y los seguiré hasta ponerle en posesión del dicho título = Y así mismo en consecuencia de todo lo expuesto le hago igual cesión y traspaso al dicho Dn Pedro de la renta indicada devengada desde el año setenta y cinco y lo que en adelante corriere de un mayorazgo que poseo en Castilla la Vieja Reynos de España, para que con su producto se redimas las lanzas que se halla gravada dicho título “y libre ya de este cargo vuelva dicha renta a mí y mis sucesores” prometiéndole que para su cobro otorgarle poder necesario en derecho, entendiéndose corre este instrumento verificado dicho matrimonio, no cumpliéndose no ha lugar esta cesión y dicho mi hijo Dn Nicolás de Bracamonte y Fontao que como dicho es sin oprimir ni fuerza alguna se ha allanado a ello de su libre voluntad, se ratifica como lo ejecuta, renunciando cualquier derecho que le pertenezca, a favor de dicho Dn Pedro y sus hijos que procreare en la enunciada su hermana y no en otra alguna, verificado su matrimonio, y así mismo renuncia con juramento el beneficio de la restitución íntegrum y demás que le correspondan por ceder todo en beneficio de la dicha su hermana =

Y yo por mi parte igualmente renuncio todas las leyes, derechos, fueros y privilegios que me favorezcan en este caso para la mejor aceptación de este instrumento que doy aquí por expresas y repetidas.

Y a su cumplimiento doy poder amplio a las justicias de su Majestad y demás que sea necesario para que a todo ello me ejecuten y compelan y apremien al tenor y cumplimiento de esta cesión, renunciando cuantas leyes me competan inclusa en ella la general en bastante forma =

Y estando presente a lo contenido en este instrumento de cesión y traspaso yo el General Dn Diego de Ganoza del Orden de Santiago, como apoderado que soy de Dn Pedro Ventura de Orbegoso, residente en la villa de Cajamarca, alguacil mayor del Santo Oficio de dicha provincia mayor en la enunciada villa, por el exmo Señor Virrey de estos reynos del Perú y Chile, en virtud de su poder que para el efecto me tiene conferido, su fecha en dicha Cajamarca a veinte del próximo mes pasado y año corriente por ante Juan de Silva y Santisteban escribano público de registro en ella, que pido al presente escribano de fe de haberlo demostrado para el asumpta[sic] que se expresará = Yo el dicho escribano la doy de haberlo visto y ser bastante para el efecto y usando de él otorgo a nombre de mi parte que acepto este instrumento a su feación[sic] según como en él se expresa y contiene bajo de las calidades y circunstancias que se previenen, renunciando por no estar presente a nombre de mi [ilegible] mi parte el dolo, engaño o demás del caso = En cuyo término ambas partes por lo que a cada uno toca, otorgamos la presente carta ante el presente infrascrito escribano de su Majestad en fecha en esta ciudad de Trujillo del Perú en quince de octubre de mil y setecientos y ochenta y cuatro años = Y yo el dicho escribano doy fe conozco a los otorgantes y aceptante y de que así lo dijeron, otorgaron y firmaron de sus nombres, siendo testigos Dn Juan Mauricio Gómez García, Dn Domingo de Paredes y Juan Bautista Barba presentes.

El Conde de Valdemar

Nicolás de Bracamonte y Frontado[sic.]

Diego de Ganoza