jueves, 8 de enero de 2015

Carlos Marcelo Corni benefactor del Colegio de la Compañía de Jesús




 
Claustro del Colegio de la Compañía de Jesús
 
 
 
Por
Miguel Adolfo Vega Cárdenas


Existe en Trujillo, en uno de los solares de nuestra plaza mayor, la Iglesia y Claustro del antiguo Colegio de la Compañía de Jesús.

No fue fácil para los religiosos de la Compañía de Jesús establecer su santo ministerio en nuestra ciudad. El celo de las Órdenes religiosas establecidas tempranamente, sobre todo los de los "curas de la catedral", postergaron por mucho tiempo su llegada. Esto sucedía en la segunda década del siglo XVII. El único motivo real sustentado por los curas de la catedral fue el de los diezmos y su repartición.
 
La llegada del Obispo de Trujillo Carlos Marcelo Corni  en 1621, trajo esperanzas a éstos religiosos que encontraron en el nuevo obispo a un benefactor decidido a gestionar ante el Rey de España, su venida a Trujillo. El Obispo consiguió la autorización Real.
 
La gestión realizada por Carlos Marcelo Corni ante el Rey y su pronta aprobación dicen mucho de la consideración y reconocimiento de la Corona hacia el esforzado religioso nacido en "Truxillo del Perú".
 
A los nuevos religiosos, Corni les consiguió sitio preferencial en plena plaza mayor de la ciudad, magnifica ubicación que las otras Órdenes religiosas no gozaron. Para ello el Obispo adquirió la casa y solar de Antonio de Urraco "El viejo" quién paso a edificar su nueva vivienda en el lugar que hoy ocupa el edificio de la Municipalidad. 
 
Establecida la nueva orden jesuita en Trujillo, el Obispo les dono su hacienda de Gazñape del valle de Chicama para  que "edifique la iglesia del dicho Colegio y después ayude a la congrua sustentación de los religiosos", según menciona el documento.
 
Con la donación de la estancia serrana de Yagón hecha por don Juan de Avendaño, los jesuitas establecidos en Trujillo gozaron de rentas suficientes.
 
Los religiosos emprendieron la edificación de su Iglesia contando con la participación del  arquitecto portugués Alonso de las Nieves avecindado en Trujillo y único responsable de la obra.
 
 
 
 
 
 
 
Muchas y muy valiosas fueron las gestiones de éste Obispo trujillano a favor de su diócesis y entre ellas la fundación del Colegio Seminario de San Carlos y San Marcelo.
 
Se transcribe el encabezamiento y dos de sus cláusulas más importantes del documento de donación de la hacienda Gazñape realizado por el Obispo Carlos Marcelo Corni a los religiosos Iganacianos. Documento original existente en el Archivo Regional de La Libertad correspondiente al legajo 56, folio 419.

 

Donación del ingenio de Gazñape, el Sr obispo de la ciudad al Colegio de la Compañía de Jesús
(28 de setiembre de 1629)
 

(Él)Sr. Carlos Marcelo Corni obispo de la ciudad de Trujillo del Consejo de su Majestad trajo y ayudo a la fundación de esta santa religión y por las tales causas haré al dicho Colegio de la Compañía de Jesús gracia y donación, buena, pura, perfecta, irrevocable que el derecho llama intervivos, el ingenio y tierras de Gazñape que está en el valle de Chicama con 37 piezas de esclavos, según lo hubo y compró su señoría del tesorero Martínez de Escobar, que costó a su señoría 42,000 pesos de a ocho reales y por tal se la da al dicho Colegio y padre Gabriel Cerrato rector de ella, con las condiciones y declaraciones siguientes:

2da. Y con la condición que el valor de los dichos frutos que la dicha hacienda rentare y valieren, según el estado que hoy tiene y como fuere creciendo se ha de sacar la mitad de lo que quede líquido después de los dichos gastos y expensas para las obras y efectos que en esta escritura irán declarado y la otra mitad hade ser para el dicho Colegio de la Compañía de Jesús, para que la dicha mitad mientras fuere necesario se haga y edifique la iglesia del dicho Colegio y después ayude a la congrua sustentación de los religiosos.

8va. Y con condición y calidad que por haber sido bienhechor de la dicha Compañía, su señoría en haberle traído a ésta ciudad y obispado y dádole sitio competente y fundo para edificar la iglesia y [ilegible] del dicho Colegio en la mejor de esta ciudad , y por haber sido eficaz medianero con el General Juan de Avendaño para la donación que hizo al dicho Colegio de la estancia de Yagón para sustento como es notorio y el dicho general Juan de Avendaño lo decía de ordinario por respeto y persuasión de su señoría le había al dicho y por haberse escrito oportunamente a su Majestad informándole lo útil de su fundación es esta ciudad y obispado y allanando las dificultades que se ofrecieron desistiendo por su parte y asiendo desistir a los prebendados de la catedral de esta ciudad de la contradicción que habían hecho por razón de los diezmos  para que su Majestad les negare la licencia para fundar, como de denegó por mucho tiempo hasta que se hallanó mediante la diligencia de su señoría =  Se han de obligar los dichos padres de hacerle participante de las misas, sufragios y demás cosas de que suelen gozar los demás insignes bienhechores de dicha compañía = Y porque en recompensa y agradecimiento de los dichos beneficios y de los demás que esperan recibir, los dichos padre han ofrecido a su señoría ilustrísima, entierro en la iglesia del colegio, es condición que si su señoría fuere servido de enterrarse en ella, se le hade dar entierro y sepultura a el lado del evangelio junto al altar mayor, haciendo su arco especial para esto con escudo de las armas de su señoría, arriba, según la autoridad que a tal príncipe se debe, dejando a la disposición y voluntad de su señoría lo adorne como fuera servido según su libre voluntad y en ningún día ni fiesta principal si no fuere forzoso al tiempo de semana santa, para el monumento, solamente se cubrirá el dicho sepulcro, sino se tendrá siempre patente con el respeto debido.

....................Fecho es esta ciudad de Trujillo del Perú en veinte y ocho días del mes de setiembre de un mil y seiscientos veinte y nueve días ...................


Obispo de Trujillo
 
Gabriel Cerrato

 


Hoy el claustro y la Iglesia es todo lo que queda del antiguo Colegio de la Compañía de Jesús y está en manos y bajo la responsabilidad de la Universidad Nacional de Trujillo.